Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Una tontipija que ocupa un ministerio por gracia de su patriarca, ha declarado ser una ferviente seguidora de Simone Bouvoir. Puede ser porque sean domésticas las dos de un Pablo cada una.

La española ha sacado a relucir las bondades de su familia; española, natural y cristiana, en la que, según ella, ha recibido una educación ejemplar, no como otras de apellidos muy notorios, en clara alusión a una Álvarez de Toledo.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Que España está desprovista de una minoría audaz, ágil y apta para la inmensa tarea de gobernar debería formularse en las mentes de nuestros contemporáneos no como suposición si no como innegable realidad.

Parece ser que la lección histórica nos coloca ante la vista de tan fatídica enfermedad; España carece de muchas cosas, pero esa carencia puede resumirse en una síntesis diferenciada; nuestra Nación está falta de hombres selectos, de la justa figura de un gobernante que recupere para España todo aquello que se ha ido despojando de ella sin esfuerzo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

No hay peor criminal que el que comete crímenes contra personas indefensas, débiles y vulnerables; Y esto es lo que está haciendo la Generalidad de Cataluña con nuestras personas mayores. Nuestros ancianos se han visto sometidos a situaciones de abuso, desprotección y violación de su derecho más elemental y básico: LA SALUD.

La Justicia Social es, para los falangistas, un objetivo sagrado e irrenunciable; Es el espíritu de nuestra doctrina. Por ello decimos alto y claro que el cuidado de nuestros mayores es una obligación que no podemos permitir que el Estado abandone. El Estado debe asegurar como uno de sus principales objetivos la defensa de los derechos, de las libertades y de la dignidad de las personas mayores como colectivo de especial vulnerabilidad y sobre todo en aquellas situaciones que les representen mayor peligro.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La renta básica es necesaria, pero no con carácter universal. Sólo los perjudicados deben tener derecho a ella. Para los ociosos, nada de nada. Lo contrario sería la legalización de la holgazanería remunerada y traería la quiebra del Estado.

Con la economía estancada y con el incremento del gasto público, aumentaría aun más el descomunal déficit del estado.

Subirán los impuestos sobre las rentas. Disminuirá el poder adquisitivo y por tanto, el consumo. Subirán los precios y el correspondiente IVA. La inflación -que es un impuesto disimulado sobre las nóminas- será galopante.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hay un resorte, un aliado excepcional, con que la conciencia operante en las juventudes cuenta para el surgimiento de una revolución nacional. Este resorte adquiere la designación de masas, de las cuales también carecemos en esta época de pobreza y estrechez.

Lo que ahora se desliza en la vida política -si acaso mereciese llamarse vida- toma forma bajo el nombre de mayorías. Las mayorías no son mas que un valor de mero carácter cuantitativo, una cifra numérica para medir la cantidad de adeptos con que cuenta el partido triunfador para ejecutar sus técnicas de leguleyo bajo el amparo de ese divinizado número. Así, no puede asignarse a esta otra tarea diferente a jugarse los destinos españoles a la libre discusión, al puro azar. Las mayorías no sirven mas que para cambiar el color de la gobernación, proclamar en nombre de la estupidez y de la voluntad humana un nuevo partido que realice desastres nuevos en la Patria.