Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Así el imperio humanista de concepción cristiana que proveniente de la cultura clásica, produce sociedades justas y armoniosas con ciudadanos libres, que no deben en ningún caso renegar de su origen, raza, cultura, patria, aún siendo ciudadanos de un imperio,  como describe tan perfectamente Erasmus Darwin.

 La criminal sinarquía que hoy nos venden como “globalismo” o “gobierno mundial”, tras siglos de mercadear con seres humanos como si de ganado se tratase de un continente a otro según sus intereses: repoblación blanca anglosajona protestante de Norteamérica en la colonización creando hambrunas y disturbios en Europa para incentivar la emigración, traslado de africanos para usarlos como mano de obra esclava y posterior elemento de enfrentamiento social, provocación de la guerra de Vietnam para sustituir la joven élite de blancos protestantes por los suyos; guerras mundiales, cracks económicos y decenas de atrocidades más e ingeniería social, técnicas de manipulación de masas mediante drogas, música, cine, pornografía, atentados de falsa bandera, etc, etc., engendrará lo que se denomina "ciudadanos del mundo".

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El imperio sinárquico está concebido como arma de dominación y como negocio. Para obtener rentabilidad de su conquista, la sinarquía debe neutralizar cuanto se oponga a la utilidad del territorio conquistado tanto a nivel territorial como individual, personal.

 El principal enemigo de este imperio sinárquico que planea desde siglos el gobierno mundial, no es otro que la cristiandad, esa doctrina revelada que religa al hombre a Dios y a la eternidad, alejándole del materialismo al que la sinarquía sirve y mediante el cual esclaviza a la humanidad. Así la perseguirá sin descanso desde sus orígenes y logrará dinamitarla, dividiéndola gracias a la herejía de Lutero. Su siguiente objetivo fue el imperio humanista español, opuesto a su usura y métodos genocidas, que logró destruir gracias a esa hidra llamada masonería, financiando y colocando a sus agentes en cada provincia de América perteneciente a la corona española, en contra de los deseos de aquellos indígenas (hasta poco antes sumidos en la edad de piedra y esclavizados por bárbaras y decadentes culturas como incas, mayas o aztecas) y criollos que ya eran prósperos españoles.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Permítanme una breve descripción, a groso modo, sobre el  virus del VIH, a fin de hacer después una comparación con la situación actual de nuestra civilización.

El patógeno causante del SIDA es un lentivirus, un tipo de retrovirus. Este microorganismo, como muchos sabrán, ataca el sistema inmunitario (defensas) de la persona afectada, siendo sus “células diana” los linfocitos CD4. La función de este linfoncito es reconocer al organismo infeccioso, alertar a otras células del sistema inmunitario de su presencia, y fabricar los anticuerpos capaces de combatirlo. Al ser invadidos de un modo especialmente sibilino, los CD4, son incapaces de reconocer al VIH como un cuerpo extraño, y ni combatirán ni darán a aviso a otras células defensivas para que lo hagan, así, poco a poco, todo el organismo se verá perjudicado en su conjunto.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

Desde tiempos antiguos dos concepciones de imperio pugnan por el poder en este mundo; y hoy, la buena, va perdiendo esta milenaria guerra.

La antigua Grecia cayó frente a Roma -pese al respeto y admiración que Roma siempre le guardó- por su incapacidad de superar la polis, de unirse y erigirse en nación. Por un breve tiempo, Alejandro Magno logró una cierta unión y, a partir de ahí, construyó un imperio. Magno, a partir de una nación fuerte, fue capaz de edificar un imperio; pero al conquistar, por ejemplo, otra gran civilización como Egipto, no aniquiló a sus habitantes, no los esclavizó, no destruyó sus obras y cultura... los aceptó como federados a su imperio macedonio. De igual modo obró Roma; por más siglos que le llevase la conquista de un territorio, como fueron los casos de la Galia o, sobre todo, Hispania; una vez conquistados militarmente, los pueblos no eran humillados ni esclavizados u obligados a abandonar su cultura, idiosincrasia, lengua; se les abrían las puertas del imperio dominante del que podían formar parte, se romanizaban, eran provincias y sus habitantes valorados y tratados con honor, pudiendo gozar de la ciudadanía romana.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Antes se decía que los programas de TV eran esos espacios cortos que echaban entre los anuncios. Ahora, los anuncios son más bien aquellos espacios que echan entre los programas sobre Franco la mayoría de las cadenas de TV.

Pero les está saliendo el tiro por la culata, pese a la marea manipuladora, ya que desde 1975 jamás he visto más "simpatía creciente" en el pueblo español hacia Franco y a lo que el sistema llama "franquismo" en general, incluidos falangismo, tradicionalismo, patriotismo-social, etc.