Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¡Oh tiempos, oh decadencia! El pueblo está siendo engañado por tu falaz discurso, vomitado por cada uno de tus inicuos partidos disfrazados de izquierda, centro, derecha; de regionalistas violentos armados por la Red Gladio de la CIA o el MOSSAD israelí (que es decir lo mismo), y amparados y protegidos por ti, Régimen infame y cómplice de miles de asesinatos; partidos camuflados como “ecologistas”, “feministas”, “animalistas”… Hasta de “patriotas” has tenido, Régimen putrefacto y traidor, la desfachatez de enmascarar a tus verdosos esbirros y envolverlos en la sagrada bandera patria, a fin de sostener tu perjura y voraz dictadura al servicio de la usura sionista internacional, “justificada” con esos inútiles votos que, de servir para cambiar algo de tu arbitraria tiranía, ya estarían prohibidos…

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La mañana del viernes no podía pensar en otra cosa; contaba los minutos, miraba el reloj constantemente. Iba a ser la primera vez que hacía la Marcha de la Corona.

En mi casa, mientras preparaba la mochila, las botas y planchaba
la camisa, podía oír como la lluvia pegaba fuerte contra mi ventana, al igual
que lo hizo el día 20. Parecía como si el cielo también se acordase de esa
madrugada en Alicante.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

Una vez más queda probada la ignorancia del pueblo y la ruina de un sistema que está planteado únicamente para servir a los intereses de aquellos que dicen querer el bienestar para nuestra patria, aunque dada su incultura, no me extraña que empleen esta palabra con seguridad de lo que significa.

Si realmente desean nuestro bienestar, no les darían voz a unos miserables que pretenden romper y alterar nuestra nación, no disfrazarían su odio de “justicia” y mucho menos actuarían con esa cobardía que les caracteriza.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

¿Hasta cuándo, infame y corrupto Régimen masónico del 78, continuarás poniendo a prueba la resistencia de España?

¿Cuánto más este latrocinio tuyo seguirá arruinando esta depauperada y maltrecha nación?

¿Hasta qué número de millones pretendes importar inmigrantes inadaptables a un país endeudado por generaciones, desmantelado de su industria, agricultura, pesca, minería… despojado de sus cientos de empresas públicas, antaño tan rentables que evitaban a nuestros padres y abuelos pagar impuestos y garantizaban suministros básicos, POR LEY, y TRABAJO a cada español?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

 

Una vez más se nos convoca a todos al juego de las elecciones. De repente, como un conejo sobresaltado por el ruido de un disparo, comienzan a despertar los profesionales de la política de sus escaños, llenan los titulares de nuestra prensa de promesas utópicas y soluciones irrealizables, comienzan agitadamente a mover sus pulgares, escribiendo en redes ingeniosos chistes contra candidatos de otros partidos, nos gritan enérgicos "¡muera tal cosa!, ¡abajo la otra!", basando sus programas en amenazar a sus vecinos de parlamento, en decir todo aquello que tienen de malo los otros sin darse cuenta de que ni ellos mismos tienen siquiera algo bueno entre sus puntos. Empujan al pueblo a enfrentamientos absurdos, a luchar por el poder, a tomar las riendas de un cambio fantasma, porque el único cambio que se sucederá será el del individuo que habite este ciclo la Moncloa.