Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Como este país es un absoluto cachondeo, es berlanguiano, absurdo, ilógico, de chiste...Como cada cosa que ocurre es un poco más esperpéntica que la anterior, de lo que se ha venido hablando durante toda la semana pasada, más que de atisbar soluciones para la actual crisis económica que está llevando a muchos españoles a desayunar en los cubos de la basura, es de la posibilidad, remota o no eso ya lo veremos, de que el ex presidente José María Aznar regrese a la política activa. O sea, dicho en cristiano: que vuelva para ser candidato del PP a la presidencia del Gobierno si finalmente Rajoy se calcina a sí mismo (políticamente) a base de meter la pata.

...Leer el artículo completo...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

La clase política de este país no merece defensa. Merece un juicio justo y severísimo, y una condena en firme. Porque la casta política española es responsable no sólo de haber convertido lo que fue un país glorioso e imperial en un lugar frío, decadente y sin identidad, sino en habernos hecho peores a los españoles. ...Leer el artículo completo...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Desde la muerte de Franco hasta no hace muchos meses, la monarquía juancarlista ha tenido como principal aval en España el hecho de ser un factor de estabilidad política. En las repetitivas encuestas realizadas por empresas demoscópicas y medios de comunicación a los ciudadanos españoles, el reinado de Juan Carlos I se ha venido identificando como el marco necesario para el desarrollo de la democracia parlamentaria y para la alternancia política de los partidos.