Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En la traidora constitución del 78, faltan artículos que aun no habiendo sido reflejados por escrito se han cumplido al pie de la letra y sin tregua: los ciudadanos -en este caso españoles- serán inmunizados con dosis de “venenos” en un principio inapreciables pero de administración lenta y constante, que les hagan inmunes a todas las traiciones, cobardías, engaños y manipulaciones que los sucesivos gobiernos de la democracia, mediante los medios de inoculación – medios de difusión- perpetrarán. Gracias a esta globalizadora vacuna no reaccionaran ante las fechorías que en nombre de la siempre repetida democracia se realizarán”.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

 

España está dormida dentro de un gélido invierno que tenemos que atravesar hasta llegar a la primavera, esa que no os quepa duda que tarde o temprano llegará mientras haya españoles dispuestos a entregar su vida por la patria.

 

Llevamos años en una decadencia continúa, con la pérdida de valores como son el honor o la lealtad por tu pueblo, valores que actualmente la sociedad de hoy en día no conoce, de ahí viene todo nuestro decrecimiento como nación y como empresa conjunta.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Una tontipija que ocupa un ministerio por gracia de su patriarca, ha declarado ser una ferviente seguidora de Simone Bouvoir. Puede ser porque sean domésticas las dos de un Pablo cada una.

La española ha sacado a relucir las bondades de su familia; española, natural y cristiana, en la que, según ella, ha recibido una educación ejemplar, no como otras de apellidos muy notorios, en clara alusión a una Álvarez de Toledo.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Produce crispación en los nervios de los tradicionalistas, de los perfectos españoles, el anunciarles la muerte de su queridísima institución. "La monarquía ha muerto" es cosa que suscita en el ánimo de los conservadores la misma sensación de adversidad y traición que la famosa afirmación de Nietzsche en el ánimo del creyente. Pero resulta que estos caballerescos hombres que contemplan el ocaso del siglo de oro español con nostalgia y fatiga no comprenden que España se mueve. Es una realidad transformadora, creadora y precisa de nuevas formas.  

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Que España está desprovista de una minoría audaz, ágil y apta para la inmensa tarea de gobernar debería formularse en las mentes de nuestros contemporáneos no como suposición si no como innegable realidad.

Parece ser que la lección histórica nos coloca ante la vista de tan fatídica enfermedad; España carece de muchas cosas, pero esa carencia puede resumirse en una síntesis diferenciada; nuestra Nación está falta de hombres selectos, de la justa figura de un gobernante que recupere para España todo aquello que se ha ido despojando de ella sin esfuerzo.