Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 2740

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Al proponerme hacer un análisis lo menos apasionado posible de los dos años de gobierno de Mariano Rajoy en La Moncloa, les confieso que es complicado abstraerse y dejar a un lado la profunda indignación, la repulsa y la sensación de asco que me sigue produciendo ver en libertad a asesinos etarras, violadores reincidentes y otra chusma infecta sin arrepentir, gracias a la Justicia y a la casta política, que tanto montan. Indignación, repulsa y asco que deberíamos sentir todos los españoles, y lo que nos debería sacar a la calle no en manifestación, sino en colapso de país, para obligar a rectificar bajo amenaza de cerrar España por derribo. Y es que, queridos amigos, no se puede vivir con tanta indignidad.


Ya sé que Mariano Rajoy está razonablemente satisfecho. Él ya dijo cuando estaba en la oposición que "la economía lo es todo", y como en lo económico estamos saliendo del hoyo (o al menos, eso dicen los que lo tienen que decir), al Jefe del Gobierno con eso, más o menos, le vale. Sigue habiendo seis millones de parados, la gente tiene un miedo atroz a consumir, vivimos más pobremente, más angustiosamente de lo que hemos vivido nunca, pero insisto: los que manejan el dinero en el mundo dicen que vamos mejor. Así es que, ya saben ustedes, a todos los efectos, vamos mejor.
 
Lo que pasa es que, a pesar de lo que opine un presidente de Gobierno tan frío como el Polo Norte o como Valladolid, que en esta época del año vienen a ser lo mismo, la economía no lo es todo. Ni mucho menos. Yo diría que la economía es lo que le queda a un país cuando ha perdido lo demás: sus señas de identidad, su misión en la Historia y en el mundo, su razón de ser, sus raíces. Por eso ya sólo nos queda el dinero: porque todo lo demás lo hemos ido perdiendo.
 
Y en el caso del Gobierno de Rajoy, ese "todo lo demás" es bastante. Por ejemplo, su promesa de derogar la Ley del Aborto libre elaborada por Zapatero y sus ministras de "todo a cien". Ni está ni se la espera, y casi mejor que no lo haga, porque si su intención es volver a la nefasta ley socialista de 1985 (la que ha provocado la muerte de un millón de niños no nacidos), es tan malo el remedio como la enfermedad. Tampoco sabemos nada de su promesa de despolitizar la Justicia; mejor dicho, sabemos que también la ha incumplido, renovando esta semana el CGPJ con la fórmula habitual, ya saben: unos jueces nombrados a dedo por el PP, otros jueces nombrados a dedo por el PSOE. 
 
Y permítanme que me detenga brevemente en esto. Si lo piensan un poco, se darán cuenta de que es imposible que los dos grandes partidos den un solo paso en la despolitización de la Justicia, por muchas veces que lo prometan. Es un imposible metafísico. Sin los politizados tribunales, la casta no tendría los beneficios que tiene, y que, en comparación con las estrecheces que sufre el pueblo, la sitúa en un nivel tan superior como pudieran estarlo los nobles y aristócratas de hace varios siglos, cuando la democracia era una entelequia. Por tanto, ¿cómo van a acabar los políticos con la fuente de sus privilegios?
 
Y por volver a la economía, tampoco en este terreno el PP ha dado gusto a sus votantes desde que está en el poder. Sus políticas impositivas y fiscales son absolutamente socialistas, agreden de una manera indecente a las clases medias, propician una injusticia social que no estalla por la capacidad de aguante de las familias, y está generando un sufrimiento en la población que, de una manera o de otra, tendrá que salir a flote en algún momento. 
 
En el terreno de la educación, acaba de aprobar una ley de reforma educativa que, una vez más, como todo en este acomplejado PP de Rajoy, se queda en la superficie de las cosas y no profundiza en lo importante. El paupérrimo nivel de nuestros estudiantes seguirá siendo el mismo a partir de ahora, porque no se toca lo esencial: ni se fomenta la cultura del esfuerzo y el sacrificio, ni se refuerza la autoridad de los profesores, ni se potencian las Humanidades y las asignaturas que fortalecen la estructura intelectual de las personas. Es un parche, uno más, en una chapuza colectiva.
 
Y qué decirles de la cuestión antiterrorista...Qué decir en medio de esta verdadera orgía de indecencia y de matonismo imperante. Lo difícil empieza a ser ya ir andando por la calle y no cruzarse uno con un asesino de ETA, porque nada menos que medio centenar de ellos andan por ahí tomando vinos y celebrando lo bien que les trata el Estado español, al que ellos intentan aniquilar todo lo que pueden. El carnicero de Mondragón, el loco del chándal, el asesino de las niñas de Alcasser, el del atentado de Vic..., parodiando la película de Berlanga, venga, "todos a la calle". Y todavía hay que escuchar al ministro del Interior asegurando que el Gobierno va a hacer todo lo posible por evitar que esta jarfia vuelva a hacer lo único que sabe hacer. Para decir eso es mejor quedarse callado, señor Fernández Díaz.
 
De manera que no, no, no puedo ser, de ninguna manera, tan optimista como el señor Rajoy en el balance de estos dos años marianos, después de la ominosa cuasi-década zapateril, en absoluto. Quizá porque, a diferencia del presidente del Gobierno, a mí me importa más España que Europa; y me importa más España que la economía; y me importa más España que el liberalismo; y me importa más España que la Constitución del ´78. Y por eso, porque me importa España y porque me duele España, considero que es una vergüenza que nuestra amada Patria esté como está: acongojada, enmerdada y rota. En manos de sus peores enemigos y con un futuro más que incierto.
 

***************************************************************

 

presentador de Sencillamente Radio

 

 

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: http://www.intereconomia.com/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

 

 

 

Esta que acabáis de leer es uno de sus editoriales en ese programa

 

 

 

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/