Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1938

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Siempre he pensado que la prosperidad de los pueblos tiene mucho que ver con su salud moral. Las sociedades que viven ahogadas en el oscuro mar del relativismo, como ocurre en España y en casi toda Europa, acostumbran a borrar la frontera entre el bien y el mal, generando aberraciones de todo tipo a las que después se da un pequeño barniz legal para que puedan ser mejor digeridas.

 

Dar la espalda a la ley natural y a la moral objetiva tiene una consecuencia ineludible a medio plazo: se crean ciudadanos que viven en un limbo que lo justifica todo.

Sólo desde esa perspectiva puede entenderse, por ejemplo, que el cadáver de una rata miserable, asesino confeso de decenas de españoles inocentes, como el terrorista etarra Thierry, fuese recibido hace unos días en Vascongadas como si se tratase de un héroe nacional. Al ambiente general de ruina moral en toda España, a la que antes me refería, hay que sumar la especial esquizofrenia que produce el separatismo aberchale en sus adeptos, incapaces ya por completo de distinguir entre una víctima y su verdugo. 

El féretro con el cuerpo del asesino, que murió de un infarto, fue cubierto con la bandera separatista del PNV, y entre el aeropuerto de Loiu y el municipio de Galdácano, se produjo un akelarre en el que hubo gritos a favor de los presos de ETA y de la propia banda terrorista, es decir, una clara apología del terrorismo, sin que se tomase ninguna acción para impedirlo. Se bailó el aurresku, se depositaron flores y no se dieron vasos de txacolí por falta de presupuesto, pero no de ganas. Había que recordar a un auténtico gudari por la libertad de Euskadi.

A unos cuantos miles de kilómetros, Estados Unidos nos volvía a recordar lo que deben hacer con los terroristas los países civilizados. Después del atentado en el maratón de Boston, con esa doble explosión que dejó tres muertos y más de un centenar de heridos, se inició rápidamente una investigación y las fuerzas de seguridad lograron en pocas horas identificar a los dos principales sospechosos, dos jóvenes terroristas chechenos que eran hermanos. Tras localizarlos, uno murió acribillado a balazos tras negarse a colaborar con la Justicia. El otro, terminó siendo encontrado, herido, en el interior de una barcaza donde se había escondido. Obtendrán de él una valiosa información, por los métodos que consideren oportunos, y con esa información es posible que se eviten futuros atentados.

El año pasado, en el mes de marzo, la policía francesa también nos dejó una pequeña muestra de cómo se debe tratar a este tipo de gentuza. El asesino Mohamed Merah, que había asesinado a sangre fría a siete personas, y herido a cinco, entre ellos varios militares y niños, fue perseguido y acorralado en un piso durante más de 30 horas. Se le intentó convencer para que se entregase. Se negó, intentó disparar a los agentes, y terminó lanzándose por una ventana al vacío con una bala dentro de su cabeza. No cabe el diálogo con una bestia.

¿Qué hacemos en España con individuos de esta calaña? Negociar con ellos. Sentarnos democráticamente en foros avalados por expertos internacionales que se lo llevan crudo. Ser comprensivos y facilitar su integración en el sistema. Olvidar el dolor de las familias de las víctimas y hacer homenajes a los verdugos. Financiar con el dinero de los impuestos de las expoliadas clases medias la vidorra y los vicios de los asesinos y sus voceros. Elevar a tan despreciable jarfia a la categoría de diputados y senadores, por supuesto cobrando también del erario español, al que insultan e intentar exterminar.

El grado de esquizofrenia que ha alcanzando la sociedad española difícilmente tiene parangón con otros sitios ni con otras épocas. España es hoy día, y me apena tener que decirlo, el paraíso de los delincuentes, los vagos, los maleantes, los sinvergüenzas, los corruptos y, por supuesto, los terroristas asesinos. Aquí, la gente trabajadora y honrada, los españoles de bien que temen saltarse la ley e intentan vivir en paz, sólo tienen tres salidas: por mar, por tierra y por aire. Ya no queda sitio para las personas, porque su espacio se lo hemos dado a nuestros peores enemigos. Y lo peor es que ni siquiera tenemos conciencia crítica para denunciarlo. 

No puedo evitar una sonrisa, casi siempre amarga, cuando escucho a muchos españoles criticar con vehemencia a los Estados Unidos. El imperialismo yanki, el capitalismo a ultranza, el protestantismo masón, la guerra global y toda esa retahíla de pseudo-argumentos. No simpatizo yo por ninguna razón en especial con Norteamérica, pero sí les digo una cosa: ya me gustaría a mí ver que en mi patria se hace con los asesinos lo que hacen ellos. Ya me gustaría ver a la nación levantada, unida, contra esa lacra; ya me gustaría ver a las fuerzas de seguridad y a los jueces, sin ser mangoneados por los políticos, buscar, atrapar y aplicar a los terroristas la Justicia que merecen. Ya me gustaría ver a mi presidente hablar claramente de asesinos, y declararles la guerra públicamente, y no darles tregua, y no descansar hasta acabar con ellos.

Pero no, aquí somos más listos que nadie. Hemos inventado el fuego, la rueda, el chupachups y la fregona. Nos hemos leído un libro, El Coyote. Y nos dedicamos, ufanos, a dar lecciones a los demás mientras nos quedamos sin país. Mientras estamos en manos de terroristas que manejan el dinero público y que tienen listados del censo con direcciones particulares de aquellos que, Dios no lo quiera, serán las víctimas de mañana. Criticamos a Estados Unidos mientras nos preguntamos: ¿Y dónde estará De Juana Chaos?, ¿y dónde estará Josu Ternera?, ¿y dónde se tomará el próximo chispazo Bolinaga? Porque somos así de chulos. Porque somos los más listos del barrio. Porque lo valemos.

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: www.radiointer.com ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

 

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS :

 

http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/