Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 640

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Tras analizar el artículo publicado en La Vanguardia por el periodista Lalo Agustina, con fecha 16 de enero, y tras comprobar que se han hecho eco del mismo algunos medios especialistas en el sector seguros, es necesario aclarar que lo vertido en el mismo carece de rigor y de criterio, siendo dudosas las fuentes consultadas.



Lo expuesto, además, siembra dudas sobre la profesionalidad de los equipos de la mediación, las compañías aseguradoras y reaseguradoras.



En primer lugar, Iqoxe es una industria química, no petroquímica. Las petroquímicas procesan y transforman el crudo y sus gases asociados, hasta convertirlos en productos o materias primas.



En segundo lugar, la prima, así como la tasa del riesgo, en caso de ser insuficiente afecta única y exclusivamente al resultado de la póliza en las compañías. El problema, en caso de haberse suscrito las pólizas con tasas temerarias y por tanto primas insuficientes, lo tienen las compañías. En nada afectan a las indemnizaciones por los daños materiales y personales causados por el siniestro.



Las sumas aseguradas ha de declararlas el cliente, en ningún caso las compañía de seguros deben valorar económicamente la edificación, los equipos, ni las materias de la planta.



En caso de siniestro, como éste, serán los peritos quiénes determinen si las sumas aseguradas son correctas, o por el contrario son inferiores (infraseguro)
o  superiores (sobreseguro), para poder indemnizar en base a los capitales
asegurados.



Debido a la actividad del cliente, así como las características constructivas de la planta y el alto valor de los equipos que allí operan, se realiza una inspección
técnica de las instalaciones y en caso de resultar positivo se lleva a cabo la
suscripción de un contrato de seguro bajo la fórmula del coaseguro.


La compañía abridora emite la póliza, se trata de aquella que asume mayor porcentaje del riesgo, por tanto lidera y negocia las condiciones con el cliente. El resto del cuadro del coaseguro lo completan otras compañías que aceptan las condiciones participando proporcionalmente.

En el caso de la póliza multirriesgo industrial, aquella que cubre los daños materiales y la pérdida de beneficio, suele emitirse bajo la fórmula de Todo Riesgo con multisituación. En el mismo contrato se da cobertura a todos los riesgos propiedad de Iqoxe. Ello permite valorar conjuntamente todas las instalaciones del cliente repartidas por la geografía y establecer unas mejores condiciones.



En el caso de las pólizas que dan cobertura a la responsabilidad en el siniestro de Iqoxe, hay que separar la parte de responsabilidad medioambiental de la responsabilidad civil de la actividad de la planta. Son contratos independientes, en los cuales se suscribe con riguroso detalle cada cobertura, las cláusulas y las
exclusiones de las mismas. La fórmula de coaseguro es similar al anterior.



Estos tres contratos de seguro tienen un gran trabajo detrás. En ellos participan decenas de empleados de compañías de reaseguro, compañías de seguros y brokers de seguros. Sin olvidar el resto de seguros de accidentes y vida que tenga suscritos Iqoxe.



Todos los que trabajamos en el sector, debemos poner en valor la labor de los equipos de ingeniería de prevención así como de los empleados que velan y hacen cumplir las normas de suscripción de las compañías, para evitar poner en grave riesgo al cliente y a la propia compañía.



En definitiva, con independencia de los involucrados en esta tragedia, seamos responsables a la hora de comunicar un siniestro de esta magnitud y colaboremos para que el sufrimiento de las familias durante este duelo no sea mayor.

 

David Lorenzo López Sanz

Ingeniero de caminos, canales y puertos (UPM).