Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 2101
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

 

ALBERT RIVERA

 

 

 

Algunos siempre hemos pensado que Podemos es una mala broma. Por muy en serio que uno quiera tomarse al partido de Pablo Iglesias, es descabellado que una formación marxista pura, con ramalazos de bolivarianismo celtíbero, pueda acceder al Gobierno de España. Demasiado disparatado para ser verdad, aunque también es cierto que el pueblo español ha perpetrado felonías comparables a esa y aún peores a lo largo de su historia. De nuestra Historia.  

 

Desde hace unas semanas, las encuestas, los programas de debate televisivo, las atolondradas tertulias, todo parece indicar que Ciudadanos le ha "comido la tostada" a Podemos. Le ha robado casi todo el protagonismo, se ha puesto por delante incluso en intención de voto, y ha conseguido transmitir la idea de que se puede ser alternativa a la casta bipartidista desde una cierta moderación y desde el sentido común. Ofreciendo soluciones creíbles o al menos posibles, y no "paqueiradas" ó ensoñaciones como las que acostumbra a proponer el segundo Pablo Iglesias.

  

Una de las claves de este considerable aumento de la popularidad de Ciudadanos es, sin duda, su buscada ambigüedad ideológica. Surgió con fuerza en Cataluña, despegó como un Sputnik con aquella célebre campaña de Albert Rivera semidesnudo, y consiguió ser la voz de España en Cataluña, toda vez que PP y PSOE se conformaron con seguir la estela separatista de CIU y ERC en aquella región. En sus primeros años, pues, Ciudadanos jugó a ser "derecha", una derecha liberal desde luego, más en lo moral que en lo económico, pero con clara vocación de disputarle el electorado al Partido Popular. 

  

Sin embargo, a medida que su implantación nacional avanzaba, esta formación ha ido revelándose como de naturaleza evidentemente socialdemócrata, una especie de PSOE decente, una izquierda moderada y sensata a la que no le da miedo decir la palabra "España", y que empieza a ser vista con simpatía por quienes votaron a Felipe González y dejaron de votar a Zapatero. 

  

La ambigüedad en política tiene, como casi todo, ventajas e inconvenientes. La principal ventaja es que puedes engañar a más gente. Puedes confundir, y mediante el engaño y la confusión, obtener más votos, más diputados, más poder. El inconveniente es que las mentiras tienen las patas muy cortas. Y a medida que pasa el tiempo, la propia realidad de los acontecimientos hace que se caigan las caretas y que uno quede al descubierto. Quede como lo que realmente es.

  

Lamentablemente, en Ciudadanos anida el mismo mal que aqueja a sus principales competidores: la amoralidad y la falta de fundamentos éticos. El partido de Rivera es declaradamente abortista, y poco bueno podemos esperar de una formación que muestra tal desprecio por la vida humana. Como socialdemócrata que es, observa con agrado eso que se ha dado en llamar "otros modelos familiares", y que no son otra cosa que aberraciones de distinto grado. El relativismo lo llevan también al terreno de la organización del Estado, cuya unidad negociaría con sumo gusto a cambio de un buen puñado de cargos públicos. Es decir, lo mismo que ya vemos en otros con más bagaje y presupuesto.

  

Lo cierto es que estamos a un mes de las elecciones municipales y autonómicas, y a algunos meses de las generales. El PP se encuentra, probablemente, en su peor momento anímico desde 2011 tras los últimos casos de presunta o aparente corrupción. El PSOE, sencillamente, nadie sabe lo que es, ni quién lo lidera. En esta coyuntura, el partido de Albert Rivera se alza como una opción a considerar, con serias posibilidades de conseguir, si no victorias electorales, sí al menos un lugar muy destacado a la hora de sentarse a dialogar, a pactar, o a repartir el poder. Una posición privilegiada a la que ha accedido por la extrema debilidad de populares y socialista, y por una ambigua pero inteligente manera de presentarse ante los españoles.

  

Y hoy preguntamos a los oyentes de Sencillamente Radio: ¿cree que Ciudadanos es una opción seria para el electorado que tradicionalmente votaba al PP?

 

******************************************************************

    

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, 93,50 de FM e Internet: http://www.gaceta.es/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS. 

 

La intervención de Jesús Muñoz en este programa la tenéis en el siguiente enlace

Ciudadanos, un esqueje más del tronco podrido del sistema (Intervención de Jesús Muñoz en Radio Inter)

http://www.sindicatotns.es/index.php?option=com_content&view=article&id=302:ciudadanos,-un-esqueje-más-del-tronco-podrido-del-sistema-intervención-de-jesús-muñoz-en-radio-inter&catid=11&Itemid=107