Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1198
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Sencillamente Radio tiene cada día más oyentes. Así lo revela la última oleada del EGM que arroja, una vez más, unos datos excelentes gracias a la fidelidad de nuestra querida audiencia. Y es que este programa, posiblemente el más veterano de Radio Inter y de los más veteranos de la radio española, se caracteriza principalmente por eso: porque somos una gran familia. Una familia que, como en todas las casas, a veces tiene pequeñas o grandes discusiones, donde se producen algunos roces, pero donde sus miembros se quieren mucho, se alegran con los éxitos y se entristecen con las malas noticias.

 

 

Y hoy este periodista que les habla les tiene que dar una muy triste noticia a todos nuestros oyentes, a la gran familia de Sencillamente Radio. Y es que Orlando, nuestro querido Orlando, oyente y participante cubano de nacimiento pero español de corazón y de sentimiento, nos ha dejado esta semana después de muchos meses peleando contra una terrible enfermedad. No tuve, por desgracia, y bien que lo siento, la oportunidad de conocerlo personalmente, pero era uno de esos oyentes reconocibles, de fuerte impronta personal, al que será imposible olvidar. En la coincidencia y en la discrepancia, Orlando fue siempre un caballero, un hombre de exquisita educación con el que se podía discutir sobre cualquier tema sin abandonar un tono siempre cordial y amistoso. Descanse en paz nuestro querido amigo Orlando.

 

Y hoy además esta triste noticia para Sencillamente Radio nos sirve para tocar uno de los temas que él siempre nos recordaba. Orlando tenía presente en su cabeza el recuerdo de los días amargos vividos bajo la dictadura de Fidel Castro en Cuba. Y en sus últimas intervenciones, se empeñó en repetirnos, una y otra vez, más como un lamento que como un consejo, que nos cuidáramos mucho los españoles de dar oportunidad a los descendientes políticos de Castro y de Chávez, de Cuba y Venezuela, para alcanzar el poder en España. Orlando también pensaba, como Esperanza Aguirre, que si Podemos llegase a gobernar, sería la última vez que podríamos votar libremente en nuestro país.

 

Su libro de memorias, "Cubatey", que hemos anunciado en este programa y que es todo un testimonio personal de vivencia de una dictadura comunista terrible, todavía hoy vigente pese a los últimos acontecimientos, es una obra no sólo recomendable; yo diría que fundamental e imprescindible, en cuanto a que nos muestra el camino por el que no debemos transitar. El camino de la pérdida de las libertades más elementales, de los derechos que consideramos fundamentales. 

 

Precisamente esta semana, el cacique bolivariano Nicolás Maduro ha señalado a España como uno de sus enemigos a combatir, después de que el Congreso de los Diputados aprobase una resolución para exigir al régimen chavista que libere de inmediato a los miembros de la oposición democrática que han sido secuestrados, encarcelados y torturados. Gracias a la iniciativa de Felipe González y José María Aznar, España ha abanderado, como debe ser por razones históricas, una ofensiva de la que, eso sí, no esperamos resultados a corto plazo teniendo en cuenta la calaña moral y humana del tal Maduro.

 

A Podemos le da mucha pereza condenar la falta de libertades en Cuba y Venezuela, tanta como le pueda dar a Bildu o a Amaiur condenar el terrorismo. No puede condenarlo por la sencilla razón de que lo comparte, de que tiene la misma visión de la política, de la economía, de la sociedad. Porque bebe de las mismas fuentes, que son el marxismo, el totalitarismo, la dictadura del proletariado, las ideas más esclavizadoras y que más muerte y miseria han provocado en la historia de la Humanidad. Por eso, porque lo conocía bien y lo temía, nuestro querido Orlando siempre nos advertía contra esta lacra, y nos aconsejaba que pensásemos muy bien qué papeleta íbamos a meter en la urna.

 

Los países fuertes, poderosos, respetados en el tablero internacional, lo son, entre otras cosas, porque se hacen respetar cuando tienen un conflicto con otra nación. Podemos verlo, por ejemplo, en la Rusia de Putin, un dirigente al que se le podrán criticar muchas cosas, mas no un sano patriotismo que le hace defender a Rusia por encima de todas las circunstancias. Nadie se atreve a meterse gratuitamente con Rusia sin temor a represalias. Lo mismo ocurre, en otro estilo, con Estados Unidos. Sin embargo, las ofensas exteriores a España siempre resultan gratuitas y no tiene respuesta. Somos el hazmerreír de los peores tiranuelos del planeta, y lo somos por nuestra debilidad y nuestros complejos.

 

Y hoy preguntamos a los oyentes de Sencillamente Radio: ¿cree que tendría que haberse producido una reacción mucho más contundente de nuestro Gobierno contra el régimen de Nicolás Maduro después de sus veladas acusaciones a España?

 

******************************************************************

    

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, 93,50 de FM e Internet: http://www.gaceta.es/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS. 

 

La intervención de Jesús Muñoz en este programa la tenéis en el siguiente enlace

Barra libre para insultar a España (Intervención de Jesús Muñoz en Radio Inter)

http://www.sindicatotns.es/index.php?option=com_content&view=article&id=298:barra-libre-para-insultar-a-españa-intervención-de-jesús-muñoz-en-radio-inter&catid=11&Itemid=107