Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1624
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Moreno Bonilla hará «cambios» en la cúpula del PP de Andalucía para «equilibrar» las fuerzas internas

 

 

 

En el maratón electoral que nos espera de aquí a final de año, con nada menos que cuatro citas en las urnas, Andalucía no es solamente la primera estación, sino probablemente la que empiece a marcar tendencia y nos anticipe lo que pueda ocurrir en las siguientes. El 22 de marzo veremos si es cierto eso de que Andalucía es "roja" o si el PP es capaz de poner fin a más de tres décadas de gobiernos ininterrumpidos de izquierda.

 

 

 

 

Quizá por eso, porque queda un mes y medio para los comicios en esa región, y porque las encuestas no son precisamente halagüeñas para los populares, Rajoy ha estado este fin de semana intentando insuflar ánimo a los suyos. En la retórica habitual para estas ocasiones, el presidente ha sacado la bola de cristal y ha asegurado que Moreno Bonilla ganará las elecciones y gobernará en solitario. Hay que ser, desde luego, muy optimista para creerse un resultado de esas dimensiones.

 

 

 

Y es que la derecha ha terminado asumiendo que era imposible ganar en Andalucía. Desde los primeros ochenta, con Felipe como líder socialista, el PSOE ha puesto en práctica la generalización del PER como forma de garantizar un voto cautivo, subvencionado con dinero público, hasta el escándalo de los ERE que no deja de ser una versión distinta de lo mismo: el uso de los presupuestos al antojo de quien gobierna. Y para ello, siempre el apoyo cómplice, a veces directo y a veces indirecto, de los comunistas de IU.

 

 

 

Ante ese tipo de prácticas, a todas luces ilegítimas, el PP nunca ha ofrecido un candidato de garantías. Javier Arenas no ha tenido peso político suficiente para poder ganar unas elecciones con mayoría absoluta, y lo mismo podemos decir de anteriores aspirantes. Incluso el actual, Moreno Bonilla, no deja de ser un bisoño profesional de las siglas, sin el carisma, ni la autoridad, ni el bagaje suficientes para derrotar a la casta socio-comunista instalada en la Junta andaluza.

 

 

 

Ahora, con IU a punto de ser engullida por Podemos, con una Susana Díaz que quiere salir vencedora de las elecciones del 22 de marzo para encarar más adelante su salto a la secretaría general del PSOE, como paso previo a su sueño de llegar a La Moncloa, el PP vuelve a estar fuera de sitio, ajeno a la jugada principal. Sin bazas electorales claras, sin un candidato de garantías, y con unos dirigentes que, en general, no han sabido entender que, en Andalucía, era necesaria una estrategia diferente.

 

 

 

No es Andalucía una comunidad cualquiera. Por su extensión, por el número de habitantes, por ser desde el comienzo de la democracia el caladero más importante de voto socialista, es necesario tomarse las convocatorias electorales como lo que son: un ensayo de las generales, que además este año tienen la peculiaridad de tener, en medio, los comicios locales y autonómicos en el resto del país, salvo en Cataluña, donde serán en septiembre.

 

 

 

¿Qué ocurriría en Andalucía si, en lugar de Moreno Bonilla, un don nadie de la política, el PP fuese capaz de quemar una de sus cabezas fuertes, un ministro como Montoro, para conseguir revertir lo que indican las encuestas? ¿Realmente alguien cree que, con el candidato actual, los populares van a ser capaces de doblegar no solamente la candidatura de Susana Díaz, actualmente la líder en la sombra de Ferraz, sino al conjunto de las fuerzas de izquierdas, incluido Podemos? Sinceramente, pensamos que es muy poco probable, por no decir imposible.

 

 

 

Curiosamente, ni los ERE irregulares denunciados e investigados por la juez Alaya, ni los innumerables casos de corrupción conocidos, ni el paro en la región que alcanza el 50%, han cambiado ni un ápice las preferencias electorales de los andaluces, que siguen siendo mayoritariamente de izquierdas. Lo que hace falta saber es en qué medida contribuye a ello la derecha al no hacer nada efectivo para impedirlo.

 

 

 

Y hoy preguntamos a los oyentes: ¿considera que es un error del PP presentar a Moreno Bonilla como candidato a la presidencia de la Junta?

 

 

******************************************************************

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, 93,50 de FM e Internet: http://www.gaceta.es/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.