Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 2135
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

currupción en la justicia

Una de las características más notables, y a veces incluso divertida, de este sistema partitocrático que padecemos y que algunos llaman democracia, es la impresionante hipocresía que preside las relaciones personales entre los poderosos. Véase el reciente ejemplo del mandamás de Gowex, el ínclito Jenaro García, hasta hace poco recibiendo premios, ósculos y abrazos de oso por parte, entre otros, del mismísimo presidente Rajoy, y ha sido morder el polvo y quebrar su empresa, y no lo conoce ni el Gobernador del Banco de España. Ha pasado de ser manoseado obscenamente a parecer el hombre invisible.



Jaime Matas, el que fue durante tantos años presidente de Baleares, debió pensar también que estaba en la crema del politiqueo patrio, y que, por ello, por estar rodeado de los Aznar, Rajoy, etc., se convertía prácticamente en intocable. Es lo que tiene el postureo político de nuestro tiempo, que el simple contacto con el poder parece transmitir ese poder, haciendo al sujeto inmune a cualquier agresión exterior. Y eso tiene un pequeño problemilla: que te sube el EGO seguramente demasiado.

Matas fue condenado por el Tribunal Supremo el 15 de julio de 2013, por un delito de tráfico de influencias, a las penas de nueve meses y un día de prisión, multa de 6.000 euros e inhabilitación para cargo electivo por tiempo de cuatro años, seis meses y un día. El tribunal declaró probado que en 2003, como presidente de Baleares, utilizó su autoridad jerárquica para presionar a un funcionario para la concesión de una subvención. Ahora ha pedido el indulto al Gobierno de su partido, y le han dicho que nones, así es que tendrá que entrar en la cárcel. 

 

La misma suerte han corrido el juez Garzón, el torero Ortega Cano, el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, o el ex presidente de Nuevas Generaciones del PP, Ángel Carromero. Todos ellos solicitaron esa medida de gracia del Gobierno de Rajoy, y la respuesta ha sido, en todos los casos, negativa. Tendrán que pagar por sus delitos.

 

El indulto, como medida de gracia, es absolutamente discrecional, es decir, el Gobierno lo concede o no porque le da la gana, o por las razones que fuere, en todo caso subjetivas. Jaime Matas ha sido un hombre importante en el PP, ha jugado un papel destacado en la cúpula de poder del partido, ha sido arropado y aplaudido durante mucho tiempo por quienes actualmente dirigen el partido y el Gobierno de España. Pero su condena le ha llevado directamente del cielo al infierno, y ahora tendrá que pasar nueve meses en la cárcel.

 

Es importante poner de manifiesto que este tipo de circunstancias, curiosas desde luego cuando no estrambóticas, es exclusiva de los poderosos, entendiendo por tales aquellos que, sencillamente, han pasado por las instituciones previo apoyo en unas urnas, o por empresarios, banqueros, famosos, personajes de la farándula que, estando en la cresta de la ola, nadie les discute vidas ni haciendas; nadie les cuestiona su integridad moral ni su posición relevante. Es en la caída, tras el golpe de la Justicia, cuando experimentan el sabor de la derrota y de la soledad impuesta.

 

La gente normal no vive ese tipo de avatares. Para una familia que no puede pagar una hipoteca porque todos sus miembros están en el paro, para un pensionista, para una viuda, para un engañado por las preferentes, para alguien de la clase media que cada día es más clase baja, no hay chalaneos con el poder. Por eso, a menudo en este programa, hablamos de "la casta"; porque han creado un mundo paralelo, sólo para ellos, para los elegidos, que se sienten muy lejos del común de los mortales. Y sólo son groseramente expulsados de ese selecto club aquellos que hieden porque tienen el estigma de la culpabilidad, públicamente expuesta.

 

Estos indultos han sido denegados en bloque por el Consejo de Ministros a propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Al parecer, en todos los casos que les hemos comentado, los informes tanto del tribunal sentenciador como de la Fiscalía han sido contrarios a la concesión de la medida de gracia. A partir de ahora, tendrán que sentirse como se siente la gente normal.

 

Y hoy preguntamos a los oyentes de Sencillamente Radio, ¿ha acertado el Gobierno al negar el indulto a Jaime Matas, Garzón, Carromero, Julián Muñoz y Ortega Cano?

**********************************************************

 


 Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 12 horas en esa emisora en el 918 de AM, 93,50 de FM e Internet: http://www.intereconomia.com/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.