Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1288

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 Acto de presentación de Vox.

Llevamos tanto tiempo hablando de la crisis del bipartidismo que vamos a tener que reconocer que el bipartidismo ha sido un éxito y goza todavía de una salud bastante razonable, a pesar de los pesares. 

 

Esta semana hemos conocido la iniciativa política impulsada por el ex ministro ucedista Ignacio Camuñas, con Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara como principales caras conocidas, y aún con la incógnita de si Alejo Vidal Quadras decidirá aceptar el ofrecimiento de que sea el cabeza de lista para las elecciones europeas. Tengo que confesar que ni el nombre del partido, ni su logo y color del logo me han convencido lo más mínimo. Vox, con ese verde fosforito, parece, sinceramente, una compañía de teléfonos móviles. Pero en fin, eso es lo de menos.

Vox nace (recordarán que tocamos el tema antes incluso de que se supiera el nombre del partido) como alternativa de centro derecha, y se declara liberal, monárquico y defensor de la unidad de España. O sea, como el PP. Al menos, en la letra. Sobre el aborto, más allá de algunos lugares comunes obvios (como que "una sociedad responsable y moralmente sana ha de defender y promover la cultura de la vida, ha de cuidar y proteger a la familia como institución básica y ha de mostrar su solidaridad con los sectores más vulnerables"), ningún compromiso formal ni concreto. ¿Prohibiría Vox, en caso de gobernar algún día, cualquier forma de aborto? No sabe, no contesta.

 

Dicen no nacer como réplica al PP, pero le reprochan al actual gobierno de Rajoy sobre todo su política antiterrorista y su escaso entusiasmo en la defensa de la unidad nacional. No olvidemos que tanto Ortega Lara como Santiago Abascal han sido, hasta hace poco, miembros destacados de esa formación política, de la que han salido con un sonoro portazo.

 

Al día siguiente del acto de presentación de Vox, ocurría otro tanto con un nuevo partido político, esta vez de extrema izquierda: se llama "Podemos". Su más destacado representante es Pablo Iglesias, el popular tertuliano de TV, además de profesor universitario y, al parecer, politólogo. Dice estar dispuesto a encabezar la lista a las elecciones europeas en una coalición de partidos de izquierdas a la que, incluso, invita a IU. Simpatiza con Alberto Garzón, con Ada Colao, con el CUP..., en resumen, con la extrema izquierda más anquilosada y con el separatismo.

 

Y la verdad es que no sé si el PP o el PSOE se tomarán en serio a estos dos partidos. Ignoro si son o no, como dicen algunos, la versión b de una misma realidad, precisamente para evitar que surjan otras alternativas fuera del Sistema. La impresión inicial que ambas iniciativas me han dado es la de la improvisación, la falta de verdaderas convicciones morales y la búsqueda un rédito electoral rápido.

 

Lo que sí podemos empezar a afirmar con rotundidad es que el futuro de la política en España será, incluso aunque perviva el actual Sistema que se encuentra en coma irreversible, sustancialmente distinto al que hoy tenemos. La trayectoria del PP y del PSOE a lo largo de estos años de democracia ha sido, por lo menos, decepcionante para la inmensa mayoría de sus propios simpatizantes. No digamos nada para el conjunto de la ciudadanía española, cada vez más reacia a la hora de depositar su confianza en unas organizaciones oscuras, llenas de intereses particulares y con escasísimo interés real por los verdaderos problemas de la gente normal.

 

Tampoco otros partidos del Sistema, como los nacionalistas, o formaciones con un fuerte matiz personalista, como UPyD, han logrado conectar con una gran mayoría de españoles. Y los partidos pequeños que están, de momento, fuera del momio del dinero público tienen vedado el acceso al poder por los propios mecanismos excluyentes de la política española, que por supuesto, incluye la importante labor "selectiva" de los medios de comunicación.

 

Si tengo que serles sincero, no creo queVoxniPodemosvayan a conseguir nada en el terreno práctico, más allá de algunos apoyos numéricamente irrelevantes. Sí podrían servir para crear un caldo de cultivo que dentro de algún tiempo haga caer el bipartidismo real, haciendo añicos este enorme chiringuito institucional que mantiene, a cuerpo de reyes, a un montón de vagos a costa de que la clase media se desrriñone cada día más. Esa intuición, que la empezamos a tener muchos ciudadanos, es posible que también la tengan, dentro de no tanto, esos señores estirados que vemos aún a bordo de sus coches oficiales, parando a cenar en los sitios más caros de una ciudad cualquiera.

 

De momento, a los dos grandes partidos, PP y PSOE, les han nacido unos hijos pequeños, no muy guapos, la verdad, que se parecen muchísimo a ellos. Todo sea que se comporten igual que hizo Bruto con Julio César.

 

Y hoy pregunto a los oyentes de Sencillamente Radio: ¿representan estos dos nuevos partidos una alternativa real al bipartidismo en España? 

***************************************************************

 presentador de Sencillamente Radio

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: http://www.intereconomia.com/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

  

Este que acabáis de leer es uno de sus editoriales en ese programa

 

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/