Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1444

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

En alguna ocasión les he dicho en este programa que, lamentablemente, en España no es posible plantear, con cierto realismo, la posibilidad de ir hacia una República como forma de Estado, debido a que las dos experiencias habidas hasta el momento nos demuestran que tal república solamente podría ser socialista. Al contrario de lo que ocurre en otros países, donde la república no tiene color político, en España, debido a nuestra peculiar historia, las repúblicas sólo pueden ser marxistas leninistas por eliminación. 

Quizá por ello, y casi exclusivamente por ello, la Monarquía juancarlista ha venido siendo bastante respetada y generalmente muy bien considerada por el pueblo español, a pesar de los deslices (vamos a emplear esa palabra) de su más ilustre representante. Y también, por qué no decirlo, porque un monarca que tiene funciones sólo de tipo institucional conviene, y mucho, a una izquierda política que se ha hecho con el poder real en la sociedad desde la muerte de Franco hasta nuestros días.

 

Si dejamos a un lado el peculiar episodio del 23-F, la labor de mediación en numerosas operaciones empresariales en el exterior y la estabilidad en el sistema que sigue generando la institución monárquica, analizando con cierto detalle la trayectoria del Rey Juan Carlos, creo que estaremos de acuerdo en que no ha sido precisamente positiva para España, si hablamos en términos patrióticos. Hoy, en nuestro país, los monárquicos puros, cada día menos, han optado por guardar silencio en el debate público a la espera de tiempos mejores.

 

La última aparición pública del monarca (titubeando alarmantemente en la lectura de un discurso) y la imputación de su hija, la infanta Cristina, por el juez Castro esta semana, han sido los dos acontecimientos que han terminado de desestabilizar a la institución, y también de generar en la opinión pública un debate que hasta ahora no existía. Por un lado, se habla ya abiertamente de la posibilidad de que el rey abdique, y por otro crece la sensación general de que la corrupción ha llegado al eslabón más alto de las instituciones del Estado, con todo lo que ello supone.

 

Más allá de algunas defensas más bien patéticas de la causa monárquica escuchadas y leídas esta semana, nadie puede sorprenderse de que el juez Castro haya decidido finalmente imputar a la esposa de Iñaki Urdangarín, después de las noticias que venimos conociendo sobre el Duque de Palma en los últimos años, correos electrónicos incluidos. Por supuesto que la imputación es sólo de la infanta y no de toda la Familia Real, pero dada la gravedad del asunto es inevitable que el escándalo salpique a toda la institución. 

 

De otro lado, el monarca, cada vez más débil y torpe físicamente tras numerosas intervenciones de cadera, no parece en la mejor disposición de poder dirigir el rumbo de un país, España, que atraviesa por un momento social y político delicadísimo, con numerosas amenazas para la paz y la convivencia de la ciudadanía. Este país necesita una mano firme y segura, y una cabeza lúcida que sepa exactamente el lugar y el destino de nuestra común singladura.

 

Y por supuesto, una vez más, es necesario hablar de la figura del Príncipe de Asturias que, de momento, junto a la reina doña Sofía, es el único miembro de la familia que goza de una imagen excelente entre los españoles. Su silencio actual sólo puede interpretarse como una señal evidente de respeto hacia la figura paterna, tan artificiosamente agrandada en la Transición como puesta de vuelta y media en los últimos años. 

 

Una república marxista o una monarquía borbónica venida a menos y con más sombras que luces. Esa es la doble posibilidad, única doble opción, que tenemos por delante los españoles del siglo XXI.

 

Y hoy preguntamos a los oyentes de este programa: ¿Podría la imputación, y una hipotética condena futura de la Infanta Cristina, acelerar la descomposición definitiva de la Monarquía en España?

***************************************************************

 presentador de Sencillamente Radio

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: http://www.intereconomia.com/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

  

Este que acabáis de leer es uno de sus editoriales en ese programa

 

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/