Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 1657

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

aborto_blog

Les confieso que tengo la buena costumbre de no fiarme mucho de los liberales, y aún menos de los que se definen como tales. Porque, no nos engañemos, un católico es muy difícil que pueda ser liberal, y los que intentan hacerlo compatible suelen incurrir en toda suerte de incoherencias que además justifican con un argumentario de todo a cien. La libertad está muy bien, la libertad hay que protegerla, pero hay otras cosas más importantes que la libertad. Por ejemplo, el derecho a la vida. 

 

 

Los que creemos que todo procede de nuestro señor Jesucristo, y que fue Él quien nos dio la vida y por tanto sólo Él nos la puede quitar, no creemos que haya derechos naturales de la persona, como el de la vida, que se pueda regular según las circunstancias, los intereses, las conveniencias u otros derechos en cualquier caso menores. Es decir, el derecho a la Vida debe ser un derecho absoluto, no relativo. O dicho de otro modo, no puede haber excepciones al derecho a la vida. 

 

Indudablemente, en la vida de una persona pueden generarse situaciones terribles. Y una violación es una de ellas. No soy ajeno al drama que ello supone ni al sufrimiento que genera en la víctima. Pero muy por encima de ese dolor, infinitamente por encima de ese trauma y de esa aberración, está la protección de la vida que, hipotéticamente, pueda iniciarse y que, sólo por empezar, sólo por ser, ya es sagrada, procede de Dios y nos obliga moralmente a tenerlo por tal.

 

La nueva ley del aborto que acaba de aprobar el Gobierno del PP es, indudablemente, mejor que la anterior. Despenaliza tres supuestos: el de violación, el de peligro para la salud de la mujer y el de grave enfermedad del feto. Nada que ver con la anterior norma, la de Zapatero y sus chicas, que convertía en derecho el crimen del aborto. Esta ley de Gallardón nos retrotrae un poco a la de 1985, si bien exige, por ejemplo en el segundo supuesto, un informe médico completo que acredite el riesgo para la salud de la madre por al menos dos médicos que no pueden pertenecer a la clínica donde se vaya a abortar. Es decir, se intenta evitar el llamado "coladero" del tercer supuesto que nos ha llevado a casi un millón de niños no nacidos asesinados en lo que llevamos de democracia.

 

Pero insisto: no caben supuestos ni plazos en este asunto. La vida es sagrada desde el momento mismo de la concepción. Nadie tiene derecho a meter sus sucias manos en algo que procede de Dios. Mientras no comprendamos, como sociedad, que el aborto nos convierte en las únicas criaturas de la Creación que atentamos contra nuestra propia especie, no nos daremos cuenta de que estamos en una imparable decadencia como Civilización, y en una vorágine de amoralidad que sólo conduce a la autodestrucción.

 

Sinceramente, no me esperaba una ley tan restrictiva por parte de este Gobierno. Pensé que sería aún peor de lo que es. Para muchos, entre los que se llaman liberales, con esto será suficiente. Muchos habrán encontrado en esta ley un motivo para volver a creer en el PP y para volver a votar al PP. Allá ellos. No es mi caso. Particularmente, no acepto ninguna ley que no penalice cualquier forma de aborto como lo que es, un crimen execrable que se comete contra un ser humano indefenso cuya vida vale, al menos, tanto como las nuestras, como la de cada uno de nosotros. 

 

Decía un sabio llamado Joseph Ratzinger, el Papa Emérito Benedicto XVI, que "el aborto es quizá la más grave injusticia de la sociedad actual". Y añadía esto: "La Iglesia seguirá levantado su voz en defensa del hombre, incluso cuando la política de los Estados o la mayoría de la opinión pública se mueva en dirección contraria. La verdad, de hecho, encuentra fuerza en sí misma y no en el consenso que recibe”.

 

Después de repasar este juicio, sereno y lúcido, de uno de los hombres más grandes que ha dado el siglo XX, yo tengo ya muy poco más que añadir.

***************************************************************

 presentador de Sencillamente Radio

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: http://www.intereconomia.com/oir-radio-inter ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

  

Este que acabáis de leer es uno de sus editoriales en ese programa

 

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/