Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 194

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 Sirva este encabezado de título como nutriente inspirador moral para la jornada de reflexión en la que las candidaturas de babor y estribor del tablero sólo derrochen energías y se obtendrá materialismo. 

Hoy es domingo 2 de mayo, día de la madre, mes de la Virgen María y aniversario de los españoles contra los ejércitos gabachos de Napoleón que combatieron a estos con palos y piedras, como hizo Manuela Malasaña que lo pagó con su vida para alcanzar la libertad de su pueblo usando para defenderse unas tijeras contra una patrulla francesa para no ser violada. Sirva estas efemérides para felicitar a todas las madres de España, pero retomando el tema de las elecciones en Madrid a la asamblea, estamos afortunadamente en el berreo final de la campaña electoral.

 

Independientemente del resultado final de las urnas, perderá España, ya que si ganan las candidaturas derechistas, se alzará la bandera reivindicando las desigualdades, y si gana la izquierda, el pisar la calle traerá revueltas que originaron la sangrienta guerra civil en la que la izquierda azuzó el odio y la división. 

También hemos conmemorado este fin de semana el día 1 de mayo, en el que se reivindica el día del trabajador y que es una fecha para salir a la calle y luchar por la dignidad humana, la patria que no hay que dejar al margen y no es patrimonio de la clase política, ni de la clase más fuerte o de la derecha que la invoca para sus intereses personales,  el pan que se gana con el sudor de la frente y la justicia social, poética y revolucionaria que no es patrimonio sólo y exclusivo de la izquierda. 

Entrando en materia política y analizando con exactitud el día 1 de mayo, es incongruente el siguiente cometido: 

Vox, ha sacado a la palestra su sindicato denominado Solidaridad, copia del sindicato conservador, cristiano y liberal, conceptos antagónicos que analizaré ahora, presidido por Lech Walesa, todo un copia y pega, defendiendo al trabajador en aras de un liberalismo perjudicial para la masa proletaria social, que son los que levantan España. 

Proclamarse como liberal y conservador es como ser hierática y decirse tradicional y adjudicarse una moral decente. La derecha conservadora se define como liberal, fuera de los templos, es decir pagana, y conservadora dentro, cuando precisamente se puede así en su contrario, conservar todo lo malo y eliminar todo lo malo.

En la encíclica Papal: (Reo Novarum) de León XIII se hacía llegar la palabra de Dios a las clases proletarias ya que el marxismo no sólo dota a los pueblos de miseria sino también de materialismo y ateísmo que es la esencia de toda espiritualidad (Dios), tiñendo de rojo las arterias principales. ya que la lucha de clases también consiste en enfrentar a los trabajadores de un mismo gremio.

No es posible erigirse como sindicalista y abrazar el liberalismo plegándose al empresario, es una pura contradicción permanente. Igual de insultante que Vox, en ese aspecto a la clase trabajadora es Podemos, que dice defender a los parias de la tierra, la famélica legión, para a la mínima aburguesarse. 

Lo que hace Vox es estar en misa y replicando, ya que el entrar en el sistema del régimen del 78 de la mano de un partido liberal que crea un sindicato y vota en contra de la subida del salario mínimo interprofesional, no subiendo los impuestos a las grandes fortunas y pregonando derechos sociales para la España laboriosa, es neoesclavismo. 

Iván Espinosa de los Monteros escribió hace años un tweet diciendo: El 1 de mayo, debería de ser el día del empresario que son los que generan empleo.

Un mensaje muy de rancio abolengo burgués característico de la derechona del régimen del 78. No, Iván, el día 1 es el día del trabajador en el que se debería de abogar por la nacionalización de la banca, el imponer un impuesto a ésta, nacionalizar empresas y no querer privatizar la sanidad y las pensiones que es lo que quiere Vox que pregona privilegios en un lenguaje críptico aguerrido, pero perjudicial para la España humilde. 

Para colmo, usan mensajes como el de “Sólo los ricos, pueden permitirse el lujo de no tener patria”, frase pronunciada por el teórico Nacionalsindicalista Ramiro Ledesma Ramos, y empleada constantemente por Vox pero para intereses individuales, no colectivos. 

El verdadero sindicalismo es de tónica socialista, nacional, vertical, jerárquico abogando por un corporativismo de estado que esté por encima del marxismo internacionalista y del liberalismo, como ya se hizo anteriormente en Italia, Alemania, Rumanía, Gran Bretaña y España, época que se le conoce como autarquía. 

Por consiguiente, el sindicato solidaridad no llega a chapero como el de UGT y CCOO que son sindicalistas amarillos, sino que solidaridad directamente se derrite en elogios al trabajador efectuando a éste un masaje prostático. 

El día 1 es el día del trabajador, del color rojo y negro, del obrero nacional (Español), que es el productor y soberano que reivindica este día para trabajar para vivir, no vivir para trabajar con sueldos precarios de miseria. 

Votar sin Fe, votar sin Respeto es la mejor defensa como ataque a un sistema en decadencia que cuando está a punto de destruirse se reinventa, tejiendo una red clientelar, corrupción, usar las instituciones como chiringuitos bajo el paraguas de la constitución.

Señorías de la derecha, incluyendo la fenecida de Ciudadanos, cuando se invoca el nombre de España, es en honor a su historia, etnia, en virtud de un patriotismo social y orgánico y a la defensa de los presos socialpatriotas que VOX, omite al igual que ese pseudo sindicato que no es más que otro chiringuito para enriquecerse su líder.

Señorías de la izquierda, ustedes que desprecian a la palabra España, pero usan la palabra justicia social, ésta no es verdadera si se defiende la pornografía, el homosexualismo, el lobby lgtbi, el aborto, las píldoras abortivas y los profilácticos, penetrando en política medio ambiental como hace Más País, escisión de Podemos, por lo tanto mismo perro, pero con distinto collar, autodenominándose ecosocialistas.

Ellos no defienden las energías limpias sino el Onegetismo en grado superlativo y subvenciones para uso y disfrute personal cuando las bicicletas no las usan ni en verano, en alusión a la novela de Fernando Fernán Gómez. 

El 4 de mayo, es la hora de escupir en la urna, que es la forma metafórica de destruirla a martillazos, la hora de depositar las flechas del poderío y el yugo del pueblo trabajador. Rojo y negro gritando, ARRIBA ESPAÑA, porque la queremos como Dios, en lo alto y como fue en sus mejores tiempos, por el contrario, decir Viva España, es insolidaridad, como ahora clama Vox en sus mítines, con aquellos compatriotas que viven miserablemente.

 

OBRERO NACIONAL, TÚ COLOR ES EL ROJO Y EL NEGRO Y TU PATRIA ESPAÑA.

ES HORA DE LEVANTARLA, NO DE HUNDIRLA.

 

Nicolás Muñoz.