Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 129
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La lechuza de Minerva

Símbolo de la orden de los iluminados de Baviera

 

Texto extraído y abreviado por parte del Sindicato TNS del libro “Sionismo, Iluminados y Masonería” escrito por Guillermo Buhigas, editado por SEKOTIA Editorial.

 

Un joven llamado Adam Weishaupt fundó la Orden de los Iluminados, celebrando el acta fundacional durante la noche del 30 de abril al 1 de mayo de 1776, la noche de los Walpurgis, en el bosque de Eichstätt cercano a Ingolstadt.

 

La noche de Walpurgis o de las brujas es un nuevo caso de patraña gnóstica para inventarse un sincretismo teosófico. En este caso se trata de alimentar la mitología nórdico-aria que habría de servir a los nazis (no a los nacional-socialistas) en su búsqueda de una religión para oponerla al cristianismo. Se pretende decir, sin prueba alguna, que la celebración de esta noche de fuego, magia y lujuria, proviene de las remotas e inexistentes tradiciones Vikingas-Celtas.

 

La verdad es que la supuesta celebración Celta nada tiene que ver con Walpurgis y si mucho con el gnosticismo de los primeros siglos y con la celebración de ritos en honor a Baal Belcebú en la tradición cristiana, la deidad hebreo-Babilónica ajena al judaísmo y de carácter Zodiacal, invocada por los Cabalistas.

 

Esos herejes paganos consideraban a Baal el dios de la lluvia y la fertilidad. Lo invocaban mediante ritos orgiásticos y sodomitas, así como sacrificios de niños quemados, tal y como se narra en diversos pasajes de la Biblia.

“Y aún hubo también en el país hombres afeminados que renovaron todas las abominaciones de aquellos pueblos que el Señor había destruido al presentarse a los hijos de Israel” (1 Reyes 14:24).

“Los mismos padres y esposos tienen trato con las rameras y van a ofrecer sacrificios con los hombres afeminados y corrompidos” (Oseas 4:14).

“¿Vosotros que os solazáis venerando con infames placeres nuestros dioses a la sombra de todo árbol frondoso, sacrificando en honor suyo vuestros hijos en los torrentes y debajo de altas peñas? (Isaías 57:5).

“Pusieron sus escándalos o ídolos en el Templo en que se invoca mi nombre, a fin de contaminarlo; y edificaron altares o lugares altos en Tofet, situada en el valle del hijo de Ennom, para consumir en el fuego a sus hijos e hijas; cosa que yo no mandé, ni me pasó por el pensamiento” (Jeremías 7:30-31).

“Han profanado este lugar y sacrificado en él a dioses ajenos, que ni ellos conocen, ni han conocido sus padres, ni los reyes de Judá, llenando este sitio de sangre de inocentes, y han erigido altares a Baal para abrasar en el fuego a sus hijos, en el holocausto al mismo Baal; casos que ni mandé ni dije, ni me pasaron por el pensamiento” (Jeremías 19:4-5).

 

La noche del 30 de abril al 1 de mayo en la tradición apócrifa cristiana, se afirma que era la noche de Satanás, la noche de adoración al dios Baal, al que se representa siempre con el puño cerrado y en alto a la altura de la cabeza.

 

Por otra parte, en la tradición cristiana, el uno de mayo es el día de la santa, incorrupta Walpurgis o Walpurga (710-779), una monja benedictina inglesa que dirigió el convento de Heidenherm (Alemania) situado precisamente en Eichstätt (Baviera), la cuna de los iluminados de Weishaupt. Su tumba fue profanada por obreros herejes que trabajaban en la reconstrucción de la iglesia. Sus restos, salvados milagrosamente, fueron trasladados el 1 de mayo de 870 a la que hoy se llama iglesia de santa Walpurga. Todo apunta a que la fundación de los iluminados es lo que se celebra bajo el pretexto del día de los trabajadores.

 

Según prosigue Guillermo Buhigas, se me dirá que el 1 de mayo de 1886 se inició la huelga de trabajadores en Chicago que se saldó con la ejecución de varios de ellos. Pero eso aún demuestra más mi tesis (Guillermo Buhigas), pues la fecha de inicio de la huelga ya la habían fijado “arbitrariamente” más de un año y medio antes (el 17-10-1884) los dirigentes sindicales de la FOTLU (Federación de Sindicatos de Artes y Trabajo de los Estados Unidos y Canadá). Esta había sido fundada en 1861 por diversos sindicalistas pertenecientes a la obediencia masónica cuyo fin era destruir la incipiente y cada vez más extendida pequeña y mediana empresa.

 

La FOTLU creció bajo el manto de los banqueros y controlada por las corporaciones financieras que son las que la subvencionan. Casi nunca se dice que los primeros en instaurar el día del trabajo el 1 de mayo fueron los NAZIS (no confundir con los nacional-socialistas).