Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La clase política de este país no merece defensa. Merece un juicio justo y severísimo, y una condena en firme. Porque la casta política española es responsable no sólo de haber convertido lo que fue un país glorioso e imperial en un lugar frío, decadente y sin identidad, sino en habernos hecho peores a los españoles. ...Leer el artículo completo...

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Desde la muerte de Franco hasta no hace muchos meses, la monarquía juancarlista ha tenido como principal aval en España el hecho de ser un factor de estabilidad política. En las repetitivas encuestas realizadas por empresas demoscópicas y medios de comunicación a los ciudadanos españoles, el reinado de Juan Carlos I se ha venido identificando como el marco necesario para el desarrollo de la democracia parlamentaria y para la alternancia política de los partidos.