Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Onésimo Redondo

Onésimo Redondo Ortega, nació en Quintanilla de Abajo (Valladolid) el 16 de febrero de 1905, en el seno de una familia campesina y labradora de agricultores y propietarios agrícolas castellanos. Después de completar la carrera de Derecho en Salamanca, regresó a Valladolid donde ejerció como abogado. En octubre de 1928 inicia su carrera política como secretario asesor del sindicato remolachero de Castilla la Vieja y líder del Sindicato de los Cultivadores de Castilla la Vieja. En 1929 cumple el servicio militar en Valladolid. Inicialmente conectado al movimiento de Acción Católica, se aleja de esa organización, que considera demasiado próxima al liberalismo burgués y a la derecha agraria y conservadora. Después de la proclamación de la Segunda República, funda el semanario anticomunista “Libertad” en junio de 1931 en Valladolid,  y en agosto de 1931 crea las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

 

  

"La luz de la fe se pone al servicio concreto de la justicia, del derecho y de la paz. La fe no aparta del mundo ni es ajena a los afanes concretos de los hombres de nuestro tiempo. Sin un amor fiable, nada podría mantener verdaderamente unidos a los hombres. La unidad entre ellos se podría concebir sólo como fundada en la utilidad, en la suma de intereses, en el miedo, pero no en la bondad de vivir juntos, ni en la alegría que la sola presencia del otro puede suscitar. Sí, la fe es un bien para todos, es un bien común; su luz no luce sólo dentro de la Iglesia ni sirve únicamente para construir una ciudad eterna en el más allá; nos ayuda a edificar nuestras sociedades, para que avancen hacia el futuro con esperanza". 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La Transición española fue un proceso pilotado por el Rey y por Suárez, aceptado mansurronamente por las entonces todavía fuerzas vivas del franquismo, y teledirigido por comunistas y socialistas. El objetivo principal era demoler el edificio nacional, construido por el anterior Jefe de Estado, hacer desaparecer cualquier resto de catolicismo en España y poner a nuestro país en la senda del liberalismo progre y ateo que ya era paisaje habitual de la Europa de los setenta. En definitiva: la izquierda ganó en las instituciones la guerra que había perdido en las trincheras....Leer el artículo completo...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

La educación de un pueblo es lo único que puede darle sentido a la democracia. Sólo desde el conocimiento se puede ser libre para elegir correctamente lo que es bueno para la comunidad. La ignorancia es, pues, la peor dictadura, la más perniciosa y dañina, la que peores efectos tiene a corto, medio y largo plazo. Un pueblo inculto es un pueblo condenado a padecer la mayor desgracia a la que puede verse abocada la especie humana: la resignación a la mediocridad.

 

Desde la muerte de Franco hasta nuestros días, el sistema educativo español no ha hecho otra cosa que retroceder hasta situarse, con los distintos bodrios de leyes socialistas y peperas, en la posición actual: según el informe "Panorama de la Educación 2013", hecho público esta semana por la OCDE, España tiene un 46% de personas entre 25 y 64 años sólo con la educación obligatoria o menos, es decir, más de 20 puntos por encima de los países desarrollados. Ésta es la realidad, al margen de propagandas y de realidades edulcoradas por los partidos....Leer el artículo completo...l

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recuerdo que hace unas semanas, una oyente de este programa me echó en cara que yo le dedicase más minutos que a la mayoría de los oyentes a nuestra querida Pilar, miembro de la AVT. Y tiene razón nuestra oyente: es verdad. Pilar, como cualquier víctima del terrorismo que llamase a este programa, pero especialmente ella, a la que queremos y respetamos desde hace muchos años, tiene, en efecto, todo el tiempo que ella quiera. Y no lo dije entonces, pero lo digo hoy: la razón es que Pilar, las víctimas del terrorismo, representan la dignidad del pueblo español. Una dignidad pisoteada, esquilmada, envilecida y arruinada por una casta política indecente....Leer el artículo completo...