Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Buenas tardes compatriotas,

Un año más me corresponde el inmenso honor de dirigirme a vosotros desde aquí arriba, al lado de este monumento que a la inmensa mayoría de los que pasan a diario por aquí no les dice nada, pero que a nosotros nos debe hacer reflexionar profundamente, porque este caído y estos sacos terreros que tengo a mi espalda representan una época de España, unas actitudes de unos compatriotas nuestros, que no debemos olvidar porque ellas, tanto esa época como esas actitudes, aparte de formar parte del pasado glorioso de España, nos ayudan a comprender el presente y, sin duda, nos deben ayudar a forjar un futuro a construir.

 

Por eso quiero agradecer a la Hermandad Nacional de la Vieja Guardia la oportunidad que me brinda también este año de dirigirme a vosotros en este homenaje, por un doble motivo. Por un lado, por ser yo quien represente a todos los que valoramos enormemente lo aquí ocurrido hace hoy 81 años, lo cual es una gran responsabilidad, y por otro lado porque para rendir un homenaje es indispensable acercarse, no sólo sentimentalmente, sino también un poco en cuerpo y alma a aquello que se quiere homenajear, y ese acercamiento obliga a hacer examen de conciencia de que es lo que estoy haciendo yo, es decir la persona que quiere homenajear, comparado con lo que hizo el homenajeado. Y esa comparación para los cobardes y los traidores es algo detestable de lo que huyen, pero para los que no queremos pasar a la historia como ninguna de esas dos cosas, ni como cobardes ni como traidores, tan frecuentes en la España de hoy, es un acicate y un orgullo.

Para enfrentarme a esa comparación, no voy a recordar la gesta histórica que aconteció hace 8 décadas en este mismo lugar, sino fotografiar brevemente la España que nos encontramos hoy, y analizar que hacemos para cambiar su rumbo.

Y voy a traeros 4 fotografías de 4 hechos ocurridos en el último mes.

Foto número 1. Hace un mes algunos celebraban, como si hubiera algo que celebrar, entre vítores, aplausos, y canapés, que no falten los canapés, lo que han llamado los 40 años de la democracia, coincidiendo con la primera peregrinación para elevar a los altares a San Voto y Santa Urna, o lo que es lo mismo, las primeras elecciones democráticas de 1977.

No tengo que entrar en detalles, todos lo habéis visto, allí estaban orgullosos de destrozar una nación en todas sus vertientes toda la caterva de familias del sistema, la izquierda, la derecha, el centro, los separatistas, los masones, los traidores, los terroristas… Allí estaban orgullosos de su obra los que nos han traído un régimen, o los que se sienten herederos de los que nos lo han traído, un régimen, decía, que en estos últimos 40 años tiene como logros el separatismo creciente, la corrupción infinita, el paro endémico, la injusticia social insoportable, el aborto genocida, la inmigración invasión, el omnímodo poder de la banca y las multinacionales, el imperio de la droga y la degeneración, la pésima educación y la degradante cultura con k, el paraíso de la delincuencia nacional e internacional, el triunfo del terrorismo en todas sus facetas con chapela, barretina o chilaba, la inacabable pérdida de soberanía nacional, la persecución incesante de nuestra identidad, nuestra cultura, nuestra tradición, nuestra lengua, nuestra religión, la manipulación de nuestra historia…De todo esto estaban muy orgullosos, de hecho para llevarlo a cabo han legislado exprofeso con leyes antiespañolas, de ideología de género, de la desmemoria histérica, del aborto, con amnistías, con estatutos de autonomía, con reformas laborales y educativas nefastas, y por supuesto con la sacrosanta constitución (madre mía la que nos espera dentro de un año con los 40 años de la Constitución). Allí estaban todos, buenos casi todos, faltaba uno que al parecer estaba muy triste porque no le habían invitado. Y tenía razón, pobrecito mío,  porque si se celebraba la consumación del crimen total contra la patria de todos ellos, lo quieran o no, y de la mayor de las traiciones, faltaba el traidor mayor, Juan Carlos de Borbón, sin él nada de esto se habría producido.

Pero para compensar allí estaba su hijo, Letizio I, para decir que la guerra civil y la dictadura habían sido una tragedia, tragedias que han sentado en un trono para que no curren en su pu…, en su real vida, ni sus padres, ni él, ni la presentadora del telediario, ni las que vengan, que espero no sean muchos, o muchas… o muches.

Foto número 2. Hace 3 semanas. Toda esta pléyade de impresentables se manifestaban o solidarizaban orgullosos de otra gran epopeya mundial, aquella que al parecer nos toca siempre en Madrid, no debe haber otro sitio, y que se convierte todos los años en un aquelarre protagonizado por unos engendros incalificables que para pedir respeto, dignidad, igualdad y reconocimiento parece que les es imprescindible pasearse en pelotas por Madrid, con una bandera arcoíris metida en su culo o sodomizar al pobre oso de la Puerta del Sol.

Parece que es necesario disfrazarse de mamarrachos, y realizar todo tipo de degeneraciones innombrables más, y, por supuesto, ofender lo más posible a la Iglesia Católica, ya que con sus queridos compañeros de trinchera antiespañoles, los islamistas, no se atreven, ya que serán muchas cosas y casi ninguna buena, pero estos del Zurullo Gay tontos no son, y saben que los de la “religión de paz” demuestran sin tapujos por donde se pasan su orgullo LGTBIJKLMN colgándoles cariñosamente de una grúa o tirándoles por las ventanas, eso sí, con mucho amor. De momento no lo hacen en España, pero como nuestra tierra está en camino de convertirse en Españistán, no creo que tardemos mucho en verlo.

Para mostrar su apoyo a esta locura colectiva, se daban codazos para salir en la foto al grito de maricón el último, o mejor dicho LGTBI el primero, todas las instituciones del sistema, todas, no por casualidad las mismas que los que se hacían pipí de gustirrinín con los 40 años de la memocracia unos días antes, los de la FOTO nº1.

Foto número 3. Para seguir con las aberraciones y el falseamiento de la historia hace una semana nos demuestran, una vez más, su indignidad sin límites. La excusa, el 20 aniversario del asesinato de Miguel Angel Blanco, ese pobre hombre al que matan todos los días, como a todas las víctimas del terrorismo, cuando excarcelan terroristas, les permiten ser dueños de las calles, por toda España, les sientan en las instituciones, les conceden sueldos y subvenciones que salen de los bolsillos de todos los españoles, incluidas sus víctimas.

Estos días nos han contado la versión sesgada de la historia, la que habla del fofo e inútil Espíritu de Ermua, el oficial, porque el real se lo ocultan al pueblo de hoy y le impiden recordarlo al que lo vivió. No cuentan como el verdadero espíritu de Ermua, se echó a la calle para gritar en Ermua, y otras ciudades de Vascongadas y Navarra ¡ETA al Paredón!, para asaltar las sedes de los batasunos, partirles la cara en las calles que hasta el día anterior eran suyas, quemarles sus sedes y herrikotabernas, hacerles mearse y cagarse encima y ser protegidos por la policía o saltar por las ventanas y tirarse al río más cercano. Eso lo he visto yo, como desgraciadamente también he visto a muchos de esos “valientes gudaris” años después sentarse en parlamentos de todo tipo, municipales, autonómicos, nacionales o europeos, con el beneplácito de todo el sistema.

Y se han sentado años después en esos parlamentos, y lo han hecho sin problemas pese a haber estado a punto de ser derrotados, y quien sabe si ajusticiados, por un pueblo, por primera vez en 20 años digno de llamarse español, hasta que los políticos se pusieron al frente de las protestas populares, no para liderarlas para vencer a los terroristas, sino para frenar al pueblo y que no se les alborotara el gallinero que tan tranquilito habían mantenido durante 20 años aunque les asesinaran como a conejos por toda España, y  para que no se les callera el chiringuito en el que tan necesario era, es y será la ETA. Se colocaron al frente de la pancarta democrática y los corderitos volvieron al redil y hala, hasta hoy, donde te cuentan que ETA ha sido derrotada cuando las derrotadas son España, la Justicia, la Dignidad y la Verdad.

Por cierto, dos días después se han cumplido 31 años del asesinato de 12 guardias civiles en la Plaza de la Republica Dominicana, pero no habido homenajes, ni pancartas, ni fotos de políticos, ni manitas blancas, ni hemos visto al orondo y eterno vividor Esteban Ibarra con sus amigos, peperos, socialistas, podemitas y de ciudadanos… Es lógico, los asesinados sólo eran 12 guardias civiles, y bastante es que no hayan dicho “algo habrán hecho” como decían en esos años de plomo en que también caían concejales o alcaldes, pero claro, eran falangistas o requetés y esos se lo tenían merecido por fascistas, para los de la foto 1, la foto 2 y la foto 3, que no por casualidad son los mismos.

La foto 4 es de esta semana. El tema de fondo el separatismo catalán, el puñetero referéndum como si el referéndum fuera el problema en si mismo, y si al final no hay referéndum no hay peligro de ruptura de la Patria. Ahí hemos tenido a los de las fotos 1, 2 y 3 diciendo gilipolleces de todo tipo, unos que tienen derecho a separarse de España porque lo dicen ellos, otros que hay que dejarlos votar pero que hay que votar que no, otros que no pueden votar porque no lo pone en la Constitución, otros que hay que reformar la constitución para que estén contentos, pero permitidme que me quede con dos frases de Rajoy y su menina, la vicepresi, en esta España donde al parecer lo fundamental para su supervivencia es si sus enemigos pueden comprar unas urnas o no, y no si los que deberían defender España les rompen las urnas en sus cabezas a esos enemigos.

Dice Mariano “Les invito a que desconecten de su delirio y a recuperar la conexión con el respeto a la ley, la democracia y el Estado de derecho que están violando de manera ininterrumpida en los últimos tiempos” Vamos que el presidente del gobierno reconoce que están violando la ley hace tiempo, y no los manda detener, sino que les invita a recuperar la conexión.

En realidad es lógico teniendo en cuenta como tratan a los delincuentes y violadores, ya que estamos hablando de un gobierno que representa a un sistema que excarcela violadores, amen de terroristas y pederastas y manda a prisión 4 años a los patriotas que entran al grito de “No nos engañan, Cataluña es España” y “Catalanidad es Hispanidad” en un acto separatista como a los 14 de Blanquerna.

Y luego dice Soraya “En cualquier democracia, un gobierno como ese habría durado dos telediarios, y ahora están durando un poco más porque no saben cómo asumir que el referéndum es un fracaso” Pues mire usted, viceteleñeca, en vuestra democracia, en 40 años, creo que ha habido más de dos telediarios, en 4 décadas de destrucción de la nación por gobiernos separatistas y cómplices del separatismo. Y estas sandeces no lo dicen, como en la frase de Rajoy, el panadero de mi barrio, o esa señora que va por ahí, sino los que tendrían que defender la Nación. Ellos son los principales culpables, no los del referéndum.

Y tras estas cuatro fotos que desgraciadamente describen la España de nuestros días, que hoy amamos más que nunca porque no nos gusta nada, termino comparando actitudes, comparando lo que hacen, lo que hacemos, los españoles de hoy con los héroes que estamos hoy homenajeando y que este sistema, los de las 4 fotos, quieren por un lado calumniar y por otro borrar de la historia. Y lo hacen porque les odian, porque los consideran sus enemigos ideológicos, porque quieren ganar una guerra que perdieron en el campo de batalla hace 80 años y porque no quieren que los españoles de hoy comparen y lleguen a la conclusión que, pese a tanta mentira, aquellos eran, son y serán unos héroes y los que quieren manipular la historia hoy son y serán unos mierdas. Me habréis oído decir hasta la saciedad que el mejor homenaje que podemos brindarles, a ellos y tantos patriotas que homenajeamos durante todo el año, porque nosotros estamos orgullosos de nuestra historia, es continuar su lucha.

Y así es, si estamos aquí para homenajear a nuestros Caídos, a los del Cuartel de la Montaña y a todos los que asesinó el Frente Popular y, si me permitís la extensión, a sus descendientes ideológicos, los terroristas separatistas de ETA, Terra Lliure y otros grupos de asesinos que han seguido asesinando españoles hasta que han conseguido sus objetivos, decía que si estamos aquí por ese motivo, debemos ineludiblemente ser y sentirnos merecedores de llamarnos camaradas y compatriotas de aquellos a los que hoy homenajeamos.

Y esa lucha debe pasar, sin excusas, por el apoyar y militar en las organizaciones patriotas, ya que veo dirigentes y militantes de varias de ellas hoy aquí, y estoy encantado de ello y orgulloso de poder decirlo ante ellos, el luchar contra el enemigo común que es este sistema injusto, corrupto y antiespañol que padecemos, el luchar hombro con hombro a la vez que se liman asperezas entre los patriotas, que, tal y como se están sucediendo los acontecimientos, posiblemente tengamos, próximamente, que compartir trinchera, o calabozo, o módulo penitenciario, o fosa común, porque el enemigo, como ha demostrado tantas veces, no hace distingos entre nosotros.

Aquí mismo, hoy hace 81 años lucharon juntos, sangraron juntos, pasaron miedo juntos, murieron juntos o tras el asalto fueron encarcelados y asesinados posteriormente juntos, patriotas de muchas procedencias tanto geográficas como ideológicas, muchísimos de ellos falangistas como yo y como muchos de los que estáis ahí, pero también había militares sin más ideología política que su amor a la Patria que podían haber rehuido el combate o escapado y no lo hicieron, había civiles patriotas, no necesariamente falangistas, que les dolía España como os puede doler a vosotros, que podían haberse ido de Madrid, o por lo menos no acercarse por aquí ese día, y decidieron entrar en el Cuartel de la Montaña para luchar y morir por lo que creían, sabiendo muchos de ellos que el Alzamiento en Madrid posiblemente no iba a triunfar.

Y su ejemplo valió, vaya si valió, no sólo por aquello de que ante Dios no hay héroes anónimos, sino porque cada Caído por Dios y por España en este suelo, y en otros de los campos y pueblos y ciudades de nuestra patria que se regaron con su sangre, se convirtió en un empuje brioso en la moral de cada combatiente que siguió luchando por la Victoria de España contra la Anti España hasta que esa Victoria se produjo.

Esa España que quieren destruir y que nos intentan arrebatar a todos los españoles, a los de hoy, a los de ayer y sobre todo a los del mañana con las armas que utilizan los miserables de las 4 fotos. Esa España, de la que nos sentimos herederos no puede esperar más tiempo a ver si la salva alguna institución cómplice de todo lo que le ocurre, desde la traidora monarquía borbónica a la última de las instituciones que no se cuál será, pero que seguro que también mantenemos con nuestros impuestos y que seguro estará también trufada de corruptos y traidores.

Esa España no puede esperar a ver si la salva algún milagro divino,…los milagros, queridos camaradas, hay que ganárselos.

Y si queréis luchar, hoy, al marcharos a casa decíos a vosotros mismos que no vais a bajar los brazos y que este sistema repugnante no va a poder con vosotros, ya que sois mil veces mejores que aquellos que os quieren quitar de en medio, aquellos que os calumnian, que os reprimen, que os persiguen...y lo hacen porque sois idealistas, porque sois valientes, porque sois peligrosos, porque tenéis muy presentes y a flor de piel el amor,..

Sí, he dicho el amor, el amor a la Patria, el amor a la Verdad, el amor a la Justicia, el amor a vuestra Fe, el amor a vuestra Tradición, el amor a vuestra Familia, es decir todo lo contrario a lo que son y sienten aquellos que os persiguen, los de las 4 fotos.

Decía José Antonio en su artículo La España Incómoda publicado en Haz el 26 de marzo de 1935, en esa fecha ya habían caído muchos camaradas, “Sólo son felices los que saben que la luz que entra por su balcón cada mañana viene a iluminar la tarea justa que les está asignada en la armonía del mundo”.

Así que mañana mismo y todas las mañanas, cuando entre esa luz en vuestra habitación, en vuestro puesto de trabajo, en vuestra aula, pensad que sólo seréis felices si hacéis esa tarea justa que os corresponde desempeñar luchando por España y su sagrada unidad, luchando por la Justicia Social, luchando por nuestra Identidad Nacional, luchando por la dignidad de la persona. Sed felices camaradas, sed felices luchando por lo que vale la pena hacerlo, esa lucha desigual que nos enfrenta a este sistema injusto. Sed felices luchando porque nos podrán arrebatar muchas cosas, incluida la libertad y la vida, pero jamás podrán arrebatarnos el orgullo de luchar, con lo que tengamos a nuestro alcance, por España y todo en lo que creemos.

Compatriotas, camaradas, por España, su sagrada unidad y la Revolución Nacional Sindicalista que traiga Pan, Patria y Justicia a los españoles, gritad conmigo:

 

¡CAIDOS DEL CUARTEL DE LA MONTAÑA!

¡PRESENTES!

 

¡CAIDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA!

¡PRESENTES!

 

¡ARRIBA ESPAÑA!

 

Vídeo completo con Ofrenda a los Caídos y con los discursos de Jesús Muñoz y Manuel Andrino
https://youtu.be/Yyu8UySExP0