Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 678

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 La imagen puede contener: 8 personas, exterior

 El pasado sábado se celebraron varias manifestaciones con carácter unitario a las que acudieron, fundamentalmente en Madrid, miles de patriotas. Personas de muy diversas tendencias y sensibilidades dentro del patriotismo social, representantes de todo tipo de organizaciones y muchos ciudadanos sin filiación política decidieron participar unidos, sin más, por la bandera de España y la defensa de la Unidad Nacional.

La convocatoria tenía por objeto exigir la libre absolución de los 14 militantes nacionales que en 2013 llevaron a cabo un acto de defensa de la Unidad Nacional frente a representantes sediciosos del Gobierno de la Generalitat en la librería Blanquerna. Cabe recordar que aquella jornada estaba dedicada por los prebostes catalanes a promocionar un referéndum separatista declarado ilegal. 

Diferentes ciudades europeas se hicieron eco de la convocatoria. Se recibieron muestras de solidaridad por parte de grupos de nacionalistas que celebraron manifestaciones ante embajadas y consulados españoles. 

También Barcelona reclamó la absolución de los 14 de Blanquerna. Hasta allí se desplazó el Secretario Nacional de Comunicación e Imagen de La Falange, Sergio Reguilón, condenado también en esta causa por el Supremo. Reguilón quiso agradecer las muestras de cariño y consideración que mostraron los allí presentes y hacer ver a los buenos amigos catalanes que somos partícipes de la no fácil tarea que supone llevar la llama de la hispanidad bien alta en los feudos separatistas.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exterior

En estos dos enlaces puedes ver crónicas, fotos y vídeos de la manifestación de Barcelona

http://www.lafalange.org/2017/01/30/barcelona-tambien-clama-por-la-absolucion-de-los-14-de-blanquerna/

http://democracianacional.org/dn/protesta-contra-la-sentencia-blanquerna/

 

En Madrid, la manifestación recorrió la pequeña distancia que separa la Puerta del Sol de la calle Alcala 44. Allí, de nuevo frente a la librería Blanquerna, esa sede oficiosa de la Generalitat que los separatistas consideran una suerte de “embajada”, tomaron la palabra dos encausados: José Pedro Cruz y Pedro Chaparro. Pero en esta ocasión lo hicieron rodeados y arropados por miles de personas. 

En sus discursos ofrecieron el testimonio de compromiso e indignación frente al atropello, en la misma línea que La Falange ha plasmado en su comunicado respecto a la sentencia. Les siguió Jesús Muñoz, Jefe de Prensa del Sindicato TNS para dejar claro que todo esto no es cosa sólo 14 personas. 

La brutal e injusta sentencia política del Tribunal Supremo contra los 14 de Blanquerna pretende encarcelar a cargos muy importantes de La Falange. Por encima de eso son personas honradas, nuestros amigos y camaradas a los que roban sus vidas, familias y trabajos. 

Más allá de las cifras, las banderas, discursos o el propio desarrollo de los actos, lo importante en este caso son las conclusiones profundas que todos los españoles debemos extraer. La primera es que cualquiera puede ser sometido al rodillo del poder arbitrario de la partitocracia, que ha sometido a la justicia. La segunda es que al no caber ninguna esperanza en el sistema ni en sus representantes, sólo la reacción ciudadana puede salvar la unidad de la nación y los principios más elementales de nuestra civilización. 

La reacción unitaria de los patriotas ha atemorizado tanto a los enemigos de España que han tenido que mandarnos a sus ridículos espías. 

Queda claro pues que el camino está muy bien marcado. Ante cada amenaza se nos exige responder con más fuerza y más firmeza en la defensa de España y de nuestros principios. Blanquerna se convertirá en la china de su zapato, el símbolo de un tiro que les salió por la culata y que no olvidarán nunca.

 

¡Por la Unidad Nacional! 

¡Blanquerna Absolución! 

¡Catalanidad es Hispanidad!

 

Album de Fotos de la Manifestación

https://photos.google.com/share/AF1QipPfYw6Sl36WlEDrzxKg7HQhHcDJGi-wm8Ve9b5x6jhkxLQPbLbDirU3zr-9FURTsA?key=VFRUc1ZuOE9JbW5SY2JiaGlTS25yM0xOZGx6a3pn

 

Vídeo de la Manifestación

https://youtu.be/IJfkOJonf_w

 

 

Discurso de Jesús Muñoz

 https://youtu.be/IJfkOJonf_w (El discurso completo en este vídeo a partir del minuto 48)

Buenos días compatriotas

Tengo que reconocer que en estos momentos noto lo que los que más finos llaman un embargo causado por un aluvión de sentimientos encontrados y yo que soy más bruto lo llamo revoltijo de sensaciones raras.

 

Por un lado continúo con la indignación y cabreo generalizado que, como a todos vosotros, me causó la noticia de hace ya casi dos semanas de la sentencia del Tribunal Supremo por la que estamos aquí hoy, indignación por lo que supone de sentencia injusta en todos su ámbitos, incluso en el legal, y mira que en España cada vez más lo legal va de la mano de lo injusto de manera que cuanto más injusto es algo, más posibilidades tiene de que se convierta en legal y cuanto más justo es algo más seguros estamos que más pronto que tarde se convertirá en ilegal.

 

También siento, preocupación, que no miedo, preocupación porque como he dicho varias veces en estos días está sentencia levanta la veda de la caza del patriota y del disidente al sistema y aquello que muchos vaticinábamos hace tiempo de la represión sin cortapisas contra nosotros ya está aquí, hasta ahora la había, pero quizás con más miramientos formales, ahora ya será represión a calzón quitado.

 

Pero también siento satisfacción porque he visto hoy aquí a centenares o miles de patriotas cabreados, que es como tiene que estar un patriota en la España actual, he visto simpatizantes, militantes e incluso dirigentes de muchas organizaciones patriotas: organizaciones políticas, sindicales, sociales, culturales, estudiantiles,… no voy a nombrar a ninguna para no cometer la injusticia de omitir a otras, he visto a amigos y camaradas a los que no veía hace años por nuestros actos o manifestaciones, y sobre todo  a muchísima gente que no conozco de nada, y mira que llevo años en las calles, y que muy posiblemente ellos tampoco me conozcan a mi, ni falta que les hace, muchos de ellos han venido por primera vez a un acto patriota y estoy seguro que no será la última. También siento satisfacción por el apoyo masivo en líneas generales recibido estos días pasados por los patriotas de Blanquerna, de parte de todo el patriotismo, de muchos periodistas valientes, algunos de ellos también los he visto hoy aquí y de personas ajenas al área patriota, a las que se les han caído, por fin, las gafas de madera con las que contemplan la actualidad y quizás ahora empiecen a entender y creer muchas de las cosas que llevamos décadas denunciando.

 

Hoy se están celebrando actos también en Barcelona y en otras ciudades europeas. A los patriotas que se han congregado hoy valientemente en Barcelona, donde otro de los 14 condenados se ha dirigido a los allí presentes, desgraciadamente no hay que explicarles lo que pasa en España, y mucho menos en lo tocante al separatismo, pero cuando hace unos días, a los patriotas del resto de Europa les he preparado una nota explicándoles muy resumidamente, lo ocurrido con el caso Blanquerna para que tuvieran claro lo acontecido hasta ahora, mientras lo hacía reconozco que me daba vergüenza, y eso que sólo les estaba hablando de lo que ha rodeado a este caso.

 

Me daba vergüenza como español reconocer que hemos permitido como pueblo que en unas regiones de España se odie a la Patria casi mayoritariamente y que en las demás no se la defienda. Vergüenza de reconocer como hemos permitido que utilicen la fecha del 11 de Septiembre para atacar a España con saña, Vergüenza de reconocer que hemos permitido que esta cueva de hispanofobia que es Blanquerna sea considerada como la embajada de Cataluña en España, que en ella se celebren actos antiespañoles, en la propia capital de España, y que hayamos permitido que a los patriotas que entraron ese 11 de septiembre de 2013 gritando ¡No nos engañan Cataluña es España! y ¡Catalanidad es Hispanidad!, con banderas españolas, se les detuviera, insultara por toda la prensa e instituciones del sistema, se les tildara de poco menos que de terroristas, se les juzgara y ahora se les vaya a  encarcelar. Os reconozco que me ha sido difícil de explicarlo sin ruborizarme y evidentemente es difícil de entender esto fuera de España, y mira que tienen problemas comunes en otras naciones, pero esto no creo que lo asimilen fácilmente, y pensarán como los colegas de Asterix, “Están locos estos españoles”.

 

Y no se si estamos locos, pero evidentemente algo muy grave nos pasa como pueblo. Vamos a permitir que envíen a la cárcel a 14 compatriotas nuestros por hacer, ya que hemos llegado a este punto de casi no retorno con el separatismo, lo que deberían hacer las instituciones del sistema, todas, desde la monarquía hacia abajo, pasando por políticos, jueces, y aquellos que llevan uniforme para desfilar de vez en cuando, y que no hacen por complicidad con los enemigos de España. 

 

Vamos a permitir que vayan a la cárcel porque aquí lo permitimos todo. Por no deciros lo que ya sabéis, no voy a insistir en todo lo que se ha argumentado estos días como agravio comparativo para demostrar lo injusta que es la sentencia del TS, no voy a enrollarme con las comparaciones con las absoluciones de Rita Maestre, Zapata y los titiriteros Podemitas, lo de aquel que cocinaba un Cristo en TV, los que han atacado procesiones católicas con insultos irrepetibles, la rebaja a 4 años de cárcel, los mismos que se van a comer nuestros camaradas, a los que pusieron una bomba en El Pilar en Zaragoza, no tengo que recordaros a cuanto les ha salido el asesinato, a nueve meses más o menos, a hijos de puta sanguinarios como De Juana Chaos, Troitiño, Inés del Rio, a la fuga permitida del que fue jefe de ETA y casi a la vez presidente de la comisión de Derechos Humanos en el Parlamento Vasco, Yosu Ternera, a la derogación de la doctrina Parot que llenó las calles de terroristas y violadores en serie, faltaba por soltar al violador de Pirámides, pues nada ya le han soltado esta semana para orinarnos en la cara de los que criticábamos la sentencia de Blanquerna (está claro que se han propuesto vaciar las cárceles de escoria de todo tipo para llenarlas de patriotas y gente de bien)…No es necesario recordar lo del 11-M, los cientos de asesinatos de ETA sin investigar, y no os voy a mencionar lo que ha pasado con los criminales del referéndum de Cataluña, a los que como mucho los condenarán a inhabilitación, con los ultrajes continuos a nuestros símbolos patrios, o lo de los Pujol que son multimillonarios a nuestra costa y están en libertad y descojonándose de todos, porque como tiren de la manta aquí sale manchado de mierda desde el noviete de Barbara Rey hasta el que pone los sellos en el último ayuntamiento, eso por sólo mencionaros algunos casos de sentencias o injusticias legales que nos han venido a la cabeza estos días como agravio comparativo a lo de Blanquerna.

 

Así que tenemos claro que la sentencia es injusta, que es lo peor que se puede decir de una sentencia, y es injusta en el fondo y en la forma, es injusta por las penas impuestas, por los agravios comparativos que os acabo de mencionar, por lo del invento de la Discriminación Ideológica, por lo desproporcionada si tenemos en cuenta la sentencia anterior, la de la Audiencia Provincial, que ya de por sí era injusta, pero menos sangrante, ya que ésta del Supremo ha multiplicado por 8 las penas impuestas en la anterior, y es injusta, por eso se va a recurrir, incluso teniendo en cuenta las ya de por sí injustas leyes actuales.

 

Pero sobre todo es injusta por algo que casi nadie comenta, debido a este Síndrome de Estocolmo que padecen los españoles y que ha pasado casi desapercibido, y es que aquellos a los que había que juzgar y condenar, no es a los patriotas que entraron en ese antro separatista llamado Blanquerna, sino a  aquellos que estaban en su interior celebrando el acto hispanófobo, que aquellos a los que se debería juzgar y condenar es a aquellos políticos, jueces y representantes de todas las instituciones que llevan 40 años destruyendo la nación española en complicidad total con los separatistas. Es decir, es una sentencia que manda a la cárcel a los que defienden la nación a la que debería servir la Justicia Española, para amparar a los que quieren asesinarla y que además siempre van de víctimas. Lo que os decía antes, “están locos estos españoles”.

 

Para ir concluyendo vamos al meollo de la cuestión, hay que dejar claro aquí públicamente, qué se pretende con esta sentencia y qué debemos hacer los patriotas.

 

Qué se pretende con esta sentencia. Se que vosotros lo sabéis, pero no así la mayoría de los españoles, de los que se han enterado, que esa es otra, que no todo el sistema lo ha publicado convenientemente, porque es de tal calibre la barbaridad que supone esta sentencia, que hasta les da vergüenza a ellos mismos difundirlo con la misma cobertura con que difundieron la acción de Blanquerna, que, recordad, abrieron todos los telediarios y llenaron todas las tertulias, y no precisamente con calificativos elogiosos.

 

Esta sentencia es un mensaje que le envía una parte del sistema, la que compone el gobierno de turno, recordemos que fue la Fiscalía la que junto con la Generalidad de Cataluña, la que interpuso el recurso al TS que ha parido esta sentencia, y la Fiscalía es el gobierno con otra camiseta, decía que es un mensaje de una parte del sistema a otra, y esa otra es la que compone el separatismo que mata cuando le hace falta y cuando no, pues a esperar a recoger el fruto de la sangre española derramada, pues les dice una parte del sistema a la otra, tranquilos, que no vais a tener a nadie enfrente para que cumpláis todos los objetivos que os habéis marcado, primero, porque ya convenzo yo a la sociedad aborregada, que no hay que hacer nada para defender la unidad de España, que para eso está el gobierno de turno, la Constitución, la democracia, la Unión Europea, la UEFA, EUROVISION y la madre que las parió a todas ellas

 

Y segundo, que si alguien saca los pies del tiesto, como los fachas que entraron en Blanquerna, si alguien hace sonar las alarmas democráticas con alguna acción patriótica como la de Blanquerna que pudiera alborotarme el gallinero, pues los empapelo y los mando a la trena, esa trena a la que jamás iréis los separatistas.

 

Y por otro lado esta sentencia es un mensaje al patriotismo y a todo tipo de disidencia al régimen. Le dice el sistema al patriotismo, nos dice a los patriotas, a los inconformistas, a los que creemos que la rebelión contra la injusticia es necesaria y obligatoria. A ver fascistas, que sepáis que tengo dosis de “Discrimación Ideológica” y jueces para administrarlas para todos vosotros y para frenar todo aquello a los que os opongáis.

 

Que os oponéis a la ruptura de España, o a la suelta definitiva de terroristas, pues toma “Discriminación Ideológica”, que os oponéis a la injusticia social o la corrupción, pues toma “Discriminación Ideológica”, que os oponéis a la inmigración invasión y a la islamización de España, pues toma “Discriminación Ideológica”, que os oponéis a mis proyectos aberrantes para potenciar la degeneración de todo tipo y acabar con la familia tradicional y con la vida del que yo no quiero que viva, sea éste bien un niño en el seno materno o bien un enfermo o un abuelillo que me cuesta mucha pasta, pues toma “Discriminación Ideológica”, que os oponéis a que desaparezcan vuestra identidad, vuestra cultura, vuestra FE, vuestra historia, vuestra lengua, pues toma “Discriminación Ideológica”, que os oponéis a que vuestros jóvenes sean incultos, maleducados, hedonistas, egoístas y materialistas, pues toma “Discriminación Ideológica”, y os enviaré a mis mamporreros de extrema izquierda para que os peguen palizas en grupos de 12 contra 1, como ha ocurrido en Murcia el otro día o ayer mismo, aquí en Madrid,  en una recogida de alimentos para españoles necesitados, y a le diré a mis medios de comunicación que digan que son guerras entre bandas o ajustes de cuentas, y el que diga lo contrario, toma “Discriminación Ideológica”,… y así con todo, voy a estar repartiendo “Discriminación Ideológica” para defender mi sistema mientras me plazca y me llevaré por delante a quien ose levantar la voz. Y ya habéis visto lo que he hecho con vuestros héroes de Blanquerna y sin despeinarme, que para eso uso gomina pagada con vuestros impuestos, imbéciles.

 

Y voy a ser implacable, y lo haré contra todos, con los que actúan y con los que piensan, con los que os manifestáis en las calles y los que lo veis bien, con los que tenéis algún micrófono en algún medio de comunicación que por supuesto cerraré y los que lo escucháis, con los que escribís en redes sociales y los que lo leéis, con los que os presentáis a mi juego de las elecciones y los que los votáis, voy a usar mi arma de destrucción masiva llamada “Discriminación Ideológica” para borraros de la faz de la tierra.

 

Esto es así, este es el mensaje que nos envían, así que ahora falta presentar el mensaje que debemos lanzar nosotros, los patriotas, los disidentes, al sistema que nos amenaza y a los compatriotas que quieran escucharlo. El mensaje que vamos a dar estos españoles que estamos locos, pero de una locura que lo le gusta al sistema porque se le escapa de su mentalidad retorcida y cobarde, así es, estamos locos, pero si nuestra locura nos hace luchar por lo que es justo, bendita locura. Una locura que va a hacer que les salga el tiro por la culata a los que nos atacan con este atropello que es la sentencia de Blanquerna.

 

Este que ahora os expongo es mi mensaje, que me gustaría que fuera el de todos vosotros y el de aquellos que hoy no han venido pero que les esperamos en la próxima. Este es el mensaje de alguien al que, de momento, no le van a llevar a prisión, como amenazan con hacer con los 14 héroes de Blanquerna, y por eso os pide que no abandonéis a estos 14 compatriotas, y hay muchas maneras de ayudarles, pero la que ellos nos reclaman es que continuemos su lucha, que es la lucha por España y la Justicia.

 

Este es mi mensaje y el de los patriotas que como yo tenemos claro que no vamos a consentir que España sea asesinada ni por separatistas ni por sus cómplices del gobierno de turno. Sabemos que va a ser una labor muy difícil porque vamos a tener enfrente no sólo a los separatistas sino también a la prensa, los políticos, y demás instituciones de este sistema que deberían defender a España, pero no vamos a cejar en nuestro empeño, ¿por qué?, porque nos jugamos nuestro presente, nuestro pasado y nuestro futuro.

 

Si España muere, y la independencia de una región española supone la muerte de España, no será sólo por culpa de los separatistas, sino por todos los que, desde el rey al último esbirro de este régimen, y por los españoles que aún confían en ellos, pese a todos los crímenes que han cometido, esta muerte será por culpa de todos los que han permitido que España muera. 

 

Y tengo el inmenso honor de conocer a muchísimos compatriotas que están dispuestos a demostrar su patriotismo con hechos, algunos de ellos estáis aquí hoy, otros han estado en Barcelona, entre ellos muchísimos jóvenes, algunos dirán que pocos en comparación con el resto de la juventud, es cierto, pero muchos más de los que les gustaría al sistema, jóvenes patriotas que lo siguen siendo pese a la educación recibida, pese a la manipulación de la prensa, pese a la pasividad de los mayores que les rodean, pese a los complejos y las prohibiciones de sus padres, y pese al voto de muchos de los que les critican metiéndoles en el mismo saco que a esa otra juventud degenerada por la que, éstos que les critican, no han hecho nada durante décadas. 

 

Y desde aquí le quiero decir a todos nuestros compatriotas, que a los patriotas nos van a ver continuamente, insistentemente, luchando por España. Y al resto de españoles, entre los que me consta que hay muchísimos que quieren hacer algo por su patria, debemos ofrecerles la oportunidad de hacerlo con nosotros. Hoy han tenido la ocasión de hacerlo y esa oportunidad va a ser permanente. Esos españoles que todavía se sienten orgullosos de ser parte de esa gran nación que se llama España, pero que hasta hoy todavía no habían dado el paso definitivo, van a tener la oportunidad y la obligación de demostrar su patriotismo, de demostrar en público lo que dicen en privado, porque los enemigos de España demuestran todos los días su odio en público, y ante su odio y su traición que rompe y destruye, nuestro amor y nuestra lealtad que une y construye.

 

 

Hay que decirle al resto de españoles que no se dejen engañar, que no esperen de las instituciones democráticas la solución al separatismo, sólo los patriotas podemos salvar a España de su destrucción, y sólo nosotros lo vamos a conseguir porque, como os decía antes, tenemos claro que nos jugamos nuestro presente, nuestro pasado y nuestro futuro, como pueblo y como patria; porque aún estamos a tiempo de ganar esta batalla, quizás la última que conozca España como nación; porque está en nuestras manos, y repito, quizás no seamos más, pero somos mejores, mucho mejores, muchísimo mejores…

 

Y, ojo, nosotros, para evitar el desmembramiento definitivo de España no vamos a enarbolar ni empuñar ejemplares de la constitución, ni papeletas, ni urnas, no, vamos a defender la sagrada Unidad de la Patria enarbolando la bandera nacional y empuñando las armas que tengamos a nuestro alcance, tal y como nos hemos comprometido en nuestros juramentos, en los que hablábamos de derramar hasta la última gota de nuestra sangre, y, por supuesto, derramando, si es necesario la sangre de aquellos que quieren asesinar nuestra nación, y con ella el pasado, el presente y el futuro de todos nuestros compatriotas. 

 

Este es mi mensaje y me gustaría que fuera al vuestro, y si me lo permitís, casi os exijo que fuera el vuestro. 

 

Porque ¡España ni se vota, ni se negocia!. ¡España se defiende!

 

Y termino con esas palabras que se escucharon ahí dentro, en Blanquerna, aquel día en que unos patriotas la llenaron de dignidad.

 

 “No nos engañan, Cataluña es España”. “Catalanidad es Hispanidad”

 

Compatriotas, por España, por su indisoluble unidad y por la Revolución Nacional que traiga el Pan, la Patria y la Justicia a todos los españoles, gritad conmigo:

 

¡VIVA LA SAGRADA UNIDAD DE ESPAÑA!

 

¡VIVA ESPAÑA!

 

¡ARRIBA ESPAÑA!