Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 2118

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

jesus

Buenas tardes compatriotas,

 

Yo ahora mismo podría ganarme vuestra atención e intentar asegurarme vuestro voto proponiendo construir varios kilómetros de metro o de cercanías para la comunidad de Madrid, prometiendo bajaros los impuestos un no se cuantos por ciento, poneros un ambulatorio, una parada de metro de tren, de autobús o de bici en la puerta de vuestra casa…

 

 

Vamos lo que hacen los candidatos de cualquier partido del sistema que mantiene a España en ruinas en lo esencial, partidos que en el colmo de la desfachatez y aunque llevan casi 40 años desgobernando España, desgobernando la nación, sus comunidades y sus ayuntamientos, en las campañas electorales nos prometen tomar medidas que dicen ser necesarias e indispensables para su pueblo, ciudad, comunidad, y sobre las que cualquier español con sentido común se pregunta, si son tan necesarias ¿por qué coño no las hacéis cuando gobernáis en vez de prometérmelas ahora a cambio de mi voto?.

 

Yo ahora podría estar unos minutos adornando mi discurso alternativamente con promesas y descalificaciones puntuales de los adversarios, pero ni vosotros ni yo hemos venido aquí para eso, no lo necesitamos, ni tenemos tiempo. Prefiero dedicar estos minutos, más que a pediros el voto, que también lo haré, a solicitaros compromiso, a requeriros a los que todavía no lo habéis hecho, que os incorporéis a la lucha que nos queda por delante, de las que estas elecciones son sólo una etapa; y al resto, a los que ya lucháis habitualmente con nosotros, a manteneros ilusionados en ese combate tan justo como desigual que tenemos entablado con este sistema al que nos enfrentamos desde hace décadas, porque ha sido él el que se ha erigido como enemigo de nuestra Patria y todo lo que ella representa en lo referente a Justicia Social, identidad nacional, respeto a nuestra soberanía, tradición, cultura, fe…todo lo que ha derribado o intenta derribar este régimen que, otra vez, nos llama a las urnas, para aparentar que algo cambia…mientras todo sigue igual.

 

Pero nosotros no vamos a permitir, no estamos permitiendo, que todo siga igual, por eso en nuestro día a día las organizaciones que conforman La España en Marcha (LEM) y Democracia Nacional (DN) pelean, no ya por un cambio sino por una auténtica revolución que retire a España del borde del abismo en que se encuentra.

 

 

 

Y en una de las fases de esta lucha se encuentra este siniestro y si queréis hasta ridículo, por su ejecución, por su escenografía y por sus consecuencias habituales, juego que son las elecciones, a las que nos presentamos, como LEM, como DN o como aquí en Madrid, como La Coalición Nacional (LCN). Y nos presentamos, no como un objetivo, que es lo que hacen los partidos del sistema, sino como una herramienta más en nuestro objetivo revolucionario, y por eso quiero con mis palabras de hoy, afianzaros en vuestro sentimiento de lo que representa el voto a La Coalición Nacional.

Foto de Patriotas.es.

 

El voto a La Coalición Nacional es un voto de PROTESTA ante la caótica situación de España, pero también es un voto que da voz a una PROPUESTA muy distinta a la que dan, suponiendo que es mucho suponer, que dieran alguna, los partidos del sistema.

 

 

 

Ninguna opción del sistema, ni las que han ocupado el poder estos últimos 40 años (tipo PSOE, PP, Izquierda Unida y los separatistas), ni las creadas por el sistema, esas llamadas “nuevas opciones” (tipo Podemos o Ciudadanos) jamás van a dar las soluciones que requiere España, ellos forman parte del sistema y sus presuntas “soluciones” no serán sino parches para ir tirando hasta las próximas elecciones en las que nos venderán otros falsos Bálsamos de Fierabrás que tampoco solucionarán nada salvo el futuro de los que los venden, y así sucesivamente.

 

 

 

Las ideas nacionales y patrióticas que se basan en el sentido común y buscan el bien común, son las únicas que pueden sacar adelante cualquier territorio de España, desde un municipio, hasta la Nación pasando por una región o comunidad autónoma. Los partidos del sistema proponen parches para los fallos del sistema y nosotros creemos que no es que el sistema tenga fallos, es que el fallo es el sistema.

 

 

 

En estas elecciones, todos sabemos que se va votar en dos vertientes, por un lado, la vertiente local y autonómica, y por otro lado esa otra vertiente que es el voto de premio o de castigo, según el votante, a los partidos e instituciones que han llevado a nuestra querida España a la caótica, en tantos aspectos, situación actual.

 

 

En cuanto a la vertiente local y autonómica, desde aquí invito a todos los que me están escuchando que se informen de lo que proponemos desde La España en Marcha, Democracia Nacional y La Coalición Nacional para cada ayuntamiento o región española donde presentamos candidaturas.

 

Aquí yo, si fuera un político del sistema, debería enrollarme como candidato por LCN a la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), pero tranquilos, os voy a hablar muy poco en concreto sobre este territorio ficticio que ha creado el funesto Estado de las Autonomías y al que ha denominado CAM y que es como una España en pequeñito, y es que el sistema político ha generado en esta región prácticamente todos los defectos demoledores que están destrozando España en todos los aspectos. Por enumerar sólo unos pocos, la CAM, al igual que España en su conjunto, ha padecido en estos años de estado autonómico, con la negligencia o incluso la complicidad de las administraciones públicas de la CAM, la corrupción, el paro, la delincuencia, la inmigración-invasión, la injusticia social, el aborto, el terrorismo, la degradación de la cultura, de la educación y de la sanidad, las privatizaciones para amiguetes de sus mandatarios… Alguien me dirá, bueno al menos la CAM no tiene separatismo, pues bien, aparte de ser este un tema muy discutible, en Madrid también han fabricado, si no separatistas, que en cierta medida también los hay y amigos y colaboradores de separatistas, sí que han fabricado separadores, ya que son muchos los madrileños que piensan aquello de que “para que no me molesten, que les den la independencia” (cuando se habla de Cataluña, Vascongadas u otras regiones donde el régimen ha hecho que prácticamente ya no exista España como tal). Y es que el sistema en general y las instituciones de la CAM en particular, han fomentado el egoísmo, el relativismo y el individualismo de tal manera, que quieren hacer creer a los residentes de una comunidad autónoma que los problemas de los españoles de otro lugar de España no nos incumben, incluso, aunque afecten en su esencia a la nación en su conjunto, y es más, si esos problemas “ajenos”, nos lo pintan desde un punto de vista económico, como rentables para “nuestra comunidad”, hasta se conciben como positivos en su conjunto y da lo mismo o, incluso, hacen que nos alegremos de que haya españoles de otra comunidad que lo estén pasando mal, si eso repercute en que nosotros vivamos mejor.

 

En definitiva, las administraciones públicas de la CAM, han mantenido los problemas que han heredado, no han sabido resolver los que les han surgido y han creado otros que ninguna otra institución de este régimen va a resolver porque no les conviene hacerlo.

CFjQmZsUEAIR3fy

 

Siguiendo un poco con el guion de lo que debe decir un candidato a la presidencia de una comunidad autónoma en un acto como este, yo ahora debería detallar cuales son las medidas principales que aplicaríamos desde el parlamento autonómico.

 

 

 

Pues voy a intentar ser tan breve como claro en mi explicación. Al ser La Coalición Nacional una propuesta patriótica contraria al modelo de Estado surgido tras la Constitución de 1978, la primera medida consistiría en derogar el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid iniciando, de manera pionera y ejemplar, un proceso de devolución de todas las competencias al Estado, empezando por la sanidad y la educación. Eso sí, teniendo garantías de que el Estado iba a gestionar estas competencias en el bien de España, no del partido de turno o el sistema que lo ampara.

 

 

 

Evidentemente, algunas de las competencias restantes podrían ser trasferidas a los municipios, ya que es seguro que muchas de ellas serían tratadas de manera más eficiente en un ámbito local. Este proceso de liquidación de la estructura autonómica empezaría por el mismo parlamento autonómico y alcanzaría a todas las redes clientelares tejidas entre el sector público y el privado en los últimos decenios, que ha desembocado en corrupción en muchos casos y en otros muchos se diseñaron precisamente para fomentar la corrupción.

 

 

 

Proseguiríamos con la apertura de una auditoría económica y una investigación judicial sobre la gestión realizada, que hiciera pagar caro, muy caro, sus crímenes, a los culpables de tanta corrupción y tanto derroche.

 

 

Ante la inevitable pregunta, que quizás alguno pueda plantearse y que aparentemente presenta una contradicción: "¿Por qué nos presentamos a unas elecciones autonómicas si no creemos en éstas?", la respuesta por nuestra parte es que no nos presentamos para gestionar el Mal, sino para aniquilarlo. El sistema autonómico es malo desde su génesis, no es sólo malo porque sea caro, como algunos han descubierto ahora, esa es tan sólo una razón más y no precisamente la más importante, el estado autonómico se diseñó para destrozar España en todos los sentidos y para dividir a sus ciudadanos, y eso es nefasto para una nación aunque ese sistema autonómico no hubiera colaborado, que lo ha hecho, a llevarnos a la crisis en la que llevamos varios años inmersos, y de la que es imposible salir con este Estado de las Autonomías, del que exigimos su supresión y lucharemos por ella, desde dentro del parlamento o desde fuera.

 

 

 

Hace un momento os decía que se va a votar en dos vertientes, la que acabo de mencionar es la más local, así que permitidme que os hable ahora de esa otra vertiente de utilizar estos comicios, para premiar o castigar a los partidos tipo PP, PSOE, IU o Separatistas e instituciones en las que se encuentran. Ante esto, sólo os pido que recapacitéis en lo que han hecho con nuestra patria tanto traidor y tanto corrupto desde que nació este régimen, que nosotros queremos derribar.

 

 

 

Sí, lo queremos derribar, por eso en esta campaña hemos dicho hasta la saciedad que hay que darles duro a los culpables de la situación de España, que hay que darles con lo que más les duele, a ellos que tanta importancia le dan al voto, hay que darles duro con el voto protesta y propuesta que representa LCN. Y nos han criticado ese tono tan violento de decir “que hay que darles duro y con lo que más les duele”

 

Vamos que para estos hipócritas tolerantes de todo lo que no se debía tolerar, les parece violento y exagerado expresar “que hay que darles duro y con lo que más les duele” a los autores de las siguiente fechorías contra nuestra Patria y que sólo os voy a enumerar.

 

 

 

 

 

Entonces, para ellos, ¿cómo habría que tratar a los que en estos casi 40 años de su democracia han destrozado la Unidad de España y han fomentado el separatismo?, ¿cómo habría que tratar a los culpables del Paro y de la precariedad laboral, a los que han potenciado y mimado el Terrorismo, a los que han hecho de España un paraíso de la Delincuencia, a los que han hecho que cada Reforma laboral sea para el trabajador peor que la anterior, a los que generan cada vez más Desigualdad social y económica, a los que han asesinado a millones de niños con el Aborto, a los que han conseguido hacer irresoluble el Problema de la Vivienda, a los que han institucionalizado la Corrupción y la han llevado a todos los estamentos, a los que hacen ridículas y casi inalcanzables las Pensiones, menos las suyas, claro, a los de los Recortes continuos en terrenos sociales, a los que han denigrado la Sanidad, a los que han llevado a cotas bochornosas e inasumibles a la Educación y que nos pasan y nos pasarán factura año tras año, a los culpables del progresivo Deterioro de la Juventud española, a los que han utilizado la Inmigración-invasión que padecemos para sus fines mundialistas de destrucción de las patrias y esclavizar a los pueblos, a los que han hecho de las Drogas algo tan asequible y cotidiano como los alimentos de primera necesidad que paradójicamente a muchos les han robado, a los que han cometido o consentido diariamente Ataques a nuestra tradición, a nuestra lengua, a nuestra cultura, a nuestra historia y a nuestra fe, a los que han conseguido que no se nos respete en ninguna parte del mundo y que prácticamente carezcamos de soberanía nacional, a los que han institucionalizado que los derechos de los trabajadores y pequeños empresarios hayan quedado en manos de los llamados “agentes sociales” que en realidad no son otra cosa que unos sindicatos chaperos y una infame gran patronal, …y qué hacemos, por último, con los que han transformado, con su proyecto de ingeniería social al, en otras épocas, valiente, digno y rebelde pueblo español, en una masa sin agallas, sin alma, sin sentido común y sin proyección de futuro capaz de consentir todo esto?.

 

 

 

Ahora, una vez enumeradas estas materias en las que han destrozado España, ¿alguien todavía puede creer que decir que “que hay que darles duro y con lo que más les duele” a los autores de las siguiente fechorías es exagerado y violento?. Yo no se vosotros, pero para mi fusilarlos sería incluso darles un honor que no tienen ni merecen.

 

Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de si se debe premiar o castigar a los responsables con nuestro voto, creo que está clara.

 

Pero si se les va a castigar, no se les puede castigar volviéndoles a votar, evidentemente, pero tampoco votando a esos otros partidos de los que hablaba antes que son meros esquejes de los partidos clásicos y que actúan como recolectores del voto del descontento, para que este no salga del sistema, y que con caritas nuevas o no tan nuevas, son más de lo mismo, aunque se vistan de opciones alternativas y distintas y aparentemente críticas.

 

No se les puede castigar tampoco con la abstención, con el voto nulo o con el voto en blanco, porque estas opciones permiten, con el actual sistema electoral, que los partidos mayoritarios necesiten menos votos a sus candidaturas para obtener los mismos resultados de siempre.

 

Por lo tanto, para los que hablan de castigar y de voto útil, sólo hay un voto útil, aparte de coherente con su ideología, si se quiere castigar a tanto corrupto y tanto traidor que padecemos en España, el voto Nacional, es decir el voto a La Coalición Nacional y a las organizaciones que lo integran.

 

En esta campaña hemos insistido mucho en que el voto a la Coalición Nacional es el voto a la unidad de los patriotas

 

Y es cierto, el acuerdo entre La España en Marcha y Democracia Nacional en estas elecciones autonómicas y municipales, que trae consigo un apoyo recíproco allá donde se presentan por separado, y allí donde se presentan juntas como La Coalición Nacional, representa la mayor plataforma unitaria de organizaciones nacionales ante unas elecciones, desde 1979. Nos hubiera gustado que esta coalición fuera aún más amplia, pero eso no se le puede reprochar a los que sí están en ella.

 

Una de las opciones para que esta Coalición Nacional que hoy conforman por un lado La España en Marcha, que ya en sí es una plataforma unitaria de varias formaciones (como La Falange, Alianza Nacional y el Movimiento Católico Español y otras organizaciones estudiantiles, sociales, juveniles y sindicales), y por otro lado, el partido Democracia Nacional, decía que una de las opciones para que esta Coalición Nacional se convierta en una fuerza aún mayor, es precisamente que todos aquellos patriotas que durante años, no sin razón, demandaban la unidad de las organizaciones nacionales, apoyen con su voto y en el día a día, a los que forman esta Coalición Nacional, para así demostrar al resto de organizaciones afines que es la Fuerza de la Unidad la única que puede presentar una alternativa nacional a este sistema.

 

 

 

Por lo tanto, deben ser conscientes nuestros compatriotas que con su voto a La Coalición Nacional pueden hacer posible su anhelo de unidad, no sólo el 24 de Mayo, sino en el futuro.

 

 

 

Como dije hace un año en el cierre de campaña de las elecciones europeas, dentro de 72 horas escucharéis a casi todos los dirigentes de los partidos del sistema decir que han ganado las elecciones.

 

Unos porque en realidad las habrán ganado, otros porque habrán ganado en votos, en escaños o en tanto por cierto con relación a otros resultados que sacaron no se cuándo, otros porque habrán ganado a las encuestas, otros porque habrán ganado a no se que otro partido del sistema del que se escindieron o con el que tienen cierta rivalidad, otros porque habrán ganado los votos o escaños suficientes para seguir viviendo del momio, es decir de nuestros bolsillos, unos cuantos añitos más hasta que otras elecciones les coloquen en sus poltronas con buenos sueldos, buenas dietas y lo que les den en un sobrecito aparte…

 

Nosotros el día 24 a estas horas no diremos que hemos ganado las elecciones, pero sí que diremos que hemos ganado EN estas elecciones. Por si hay algún periodista cubriendo este acto, víctima de la LOGSE u otras reformas educativas, que en la búsqueda de su titular no haya captado la diferencia, hay una preposición por medio, la palabra “EN” que cambia sustancialmente el sentido.

 

Sí, LCN ha ganado en estas elecciones, LCN ha ganado en muchísimos aspectos en estas elecciones independientemente del resultado electoral que obtengamos y no voy a esperar a decirlo el domingo, lo digo ahora mismo.

 

Hemos ganado porque hemos despertado una ilusión por un proyecto político que yo no había visto nunca y llevo en esto desde los 16 años, en que empezó la funesta transición que tanto elogian los voceros del sistema. Un proyecto que no acaba con el recuento de votos.

 

Hemos ganado porque hemos hecho que se hable de nosotros y mucho, muchas veces mal, pero es que, sinceramente, que hablaran bien de nosotros los partidos del régimen y sus medios de manipulación sería preocupante.

 

Hemos ganado porque nos hemos unido más entre todos los integrantes de LCN y los que se han ido acercando a nosotros no sólo en estas elecciones sino en los últimos años desde que los integrantes de LCN comenzaron a tener actividades comunes, y hemos demostrado no sólo que la unión hace la fuerza, sino que la unidad de los patriotas es posible.

 

Hemos ganado porque hemos metido miedo al sistema, que hace bien en tenernos miedo, ya que vamos a acabar con él por injusto, por corrupto y por antiespañol. Porque, o acabamos con este sistema o el sistema acaba con España.

 

Hemos ganado porque hemos demostrado que con el trabajo, la ilusión, el esfuerzo, el coraje, la fe en la victoria final, y muchas dosis de amor, amor a la Patria, a la verdad, a la Justicia Social, a nuestra identidad, cultura, historia y tradición, se pueden conseguir pequeñas metas que nos llevarán sin duda a otras metas más grandes.

 

Hemos ganado porque hemos conseguido tener, pese al silencio oficial y forzado por todo el régimen, bastante presencia en medios y que hasta hemos conseguido éxitos en sus sondeos electorales, demostrando que en cuanto se nos permite llegar al pueblo español, este nos acoge con mucho más respeto, ilusión y hasta entusiasmo de lo que las mentiras publicadas sobre nosotros quieren ocultar. De hecho el domingo pasado en el programa debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter, LCN fue la 2ª fuerza más votada, sólo superada por el PP, por encima por ejemplo de VOX que es precisamente la opción de ese grupo mediático llamado Intereconomía. Y os preguntaréis ¿por qué hemos conseguido ese éxito en ese sondeo?, pues sencillamente porque es un medio en el que los patriotas llevamos años participando para que se escuche nuestra voz y estamos comenzando a recoger lo sembrado.

 

Y hemos ganado en todo esto, por lo que llaman ahora el “factor humano”, lo que nosotros simple y llanamente siempre hemos llamado nuestros camaradas.

 

Hemos ganado porque nuestros camaradas, vosotros, los militantes de las organizaciones que componen LCN, incluidos sus líderes y dirigentes que trabajan como los que más, y muchos simpatizantes que se han sumado a nosotros estos días, son sin duda los mejores militantes del mundo.

 

Militantes que por hacer campaña de LCN, o por colaborar en que nuestros actos se puedan llevar a cabo, se han jugado el final del curso o el puesto de trabajo, jóvenes que tienen que decir en casa que se van a hacer botellón para que sus padres les permitan salir, ya que si se enteran de que se van a cumplir con su patria se lo intentan impedir, militantes que han pasado frio, calor, mil y una penalidades, que han sido identificados por la policía, detenidos, se han jugado su integridad física en sus barrios, ciudades, institutos y universidades, mientras, paradójicamente, eran presentados por los medios de comunicación poco menos que como delincuentes o terroristas, militantes que desde antes de las elecciones ya se habían recorrido toda España para conseguir los requisitos que el sistema nos obligaba a reunir para presentarnos, a veces repitiendo el esfuerzo dos veces o más porque para nuestras candidaturas, qué casualidad, siempre había una pega nueva.

 

Hemos ganado porque hemos recibido la ayuda inestimable de periodistas patriotas que los hay y muy buenos, los mejores, y que a veces desafiando a lo que les pudiera ocurrir en sus medios de comunicación en los que trabajan, han hecho algo tan simple y justo, como desgraciadamente extraño y arriesgado, que es el dar voz a LCN, para que los españoles pudieran conocer nuestra ilusionante proyecto.

 

Hemos ganado porque hemos recibido la valiosísima ayuda de patriotas que han colaborado de distintas maneras con LCN, sin esperar nada a cambio, porque saben que nosotros ni les vamos a regalar cargos públicos, ni les vamos a recalificar terrenos, ni les vamos a hacer concesiones millonarias para sus empresas, ni vamos a modificar la legislación para beneficiarles en sus intereses particulares, como hacen los políticos del sistema con sus amiguetes tan corruptos como ellos.

 

Y hemos ganado porque tenemos unos ideales inquebrantables, que no están sujetos al albur de las urnas, de los votos, de los pactos democráticos, de las subvenciones, de las corruptelas y de las conveniencias partidistas, unos ideales sin complejos, sin valores de quita y pon, sino de principios inmutables que los autodenominados demócratas jamás comprenderán, porque como decía antes, están basados en el amor, sí el amor, el amor a la Patria, a la verdad, a la Justicia Social, a nuestra identidad, cultura, historia, tradición y fe. Y con estos ideales jamás se pierde, con estos ideales somos invencibles, independientemente de cuantos compatriotas nos voten.

 

Pero…Si alguien ha podido entender en mis palabras un ápice de derrotismo o de ponerse la venda antes de la herida, por si los resultados electorales no son buenos, está más que equivocado. Nuestro proyecto, el proyecto de LCN no es un proyecto electoral aunque estemos concurriendo a estas elecciones con la intención de obtener el mayor número posible de votos.

 

Somos conscientes de que es imposible obtener un buen resultado electoral si la gente que te tiene que votar en su inmensa mayoría ni sabe que existes; de los que lo saben muchos desconocen lo que piensas y defiendes; y de los que conocen tus ideas muchos llevan décadas envenenados, eso sí muy democráticamente, con las mentiras, manipulaciones, difamaciones, injurias y calumnias que han satanizado o ridiculizado todo lo que en LCN defendemos. Sabemos que jugamos a su juego, en su campo, con su afición en contra, con sus árbitros, con sus reglas, con su balón y en inferioridad numérica, pero hemos decidido aceptar el reto y estamos ilusionados, aparte de porque lo hacemos de corazón, porque vemos que todos vosotros nos habéis contagiado vuestro entusiasmo,…pero lo importante no es lo que pase el próximo domingo, no, os mentiría si os dijera que ese es el día clave.

 

Para nosotros lo importante, como también dije el año pasado por estas fechas, es lo que pase a partir del día 25 de mayo, cuando a los demócratas que han bajado de sus altares a Dios y a la Patria y presumen de ser devotos adoradores de San Voto y Santa Urna, ya se les haya pasado el calentón de sus elecciones, y vuelvan a abandonar al pueblo español, como han hecho siempre,… y nosotros continuemos aquí, en la lucha. Ellos volverán a sus corrupciones y sus hipocresías y nosotros continuaremos aquí, en la lucha. Ellos volverán a preparar concienzudamente las siguientes elecciones con nuestro dinero para garantizarse el seguir viviendo del momio unos años más, y nosotros continuaremos aquí, en la lucha. Ellos seguirán traicionando a España ante las instituciones internacionales y nosotros continuaremos aquí, en la lucha.

 

Ellos seguirán entregando nuestra Patria, la Justicia Social, nuestra Identidad, cultura, tradición y fe a los enemigos de España, los internos y los externos, y nosotros continuaremos aquí, en la lucha. Y mientras continuemos en la lucha nos dará igual si ellos tienen miles o millones de votos, sin son mayoría simple, absoluta o con flecos de colores, nos dará igual porque el proyecto de LCN es un proyecto de presente y de futuro que mientras vosotros continuéis aquí, en la lucha, seguirá creciendo de manera imbatible e imparable.

 

Todos vosotros y aquellos a los que todavía podáis convencer a que voten a LCN sois necesarios el domingo, para como decía antes, hacerle daño al sistema con vuestro voto, pero lo sois más a partir del domingo, luchando con las formaciones que integran LCN en vuestros trabajos, en vuestras casas, vuestras aulas, vuestros lugares de ocio, vuestros entornos familiares y de conocidos, cuando nuestro proyecto continúe después de un recuento en el que posiblemente todos dirán que han ganado, como decía hace un momento y quien perderá será España, perderá, si no lo evitamos nosotros, los patriotas.

 

El domingo queridos compatriotas debéis votar LCN como único voto útil y de protesta, para que se les atragante ese champán, que les pagamos nosotros, que tienen preparado para celebrar su victoria que pretenden sea otra derrota de España, sucia victoria que nosotros vamos a amargarles con vuestro voto a LCN, pero mucho más importante es que el lunes continuéis aquí, en la lucha, porque esto, queridos camaradas y compatriotas no ha hecho nada más que empezar.

 

Votad a LCN, porque vuestro apoyo es necesario, porque es imprescindible dar visibilidad a nuestro proyecto, pero mucho más importante es que el lunes continuéis aquí, en la lucha, porque estoy convencido de que juntos haremos que este proyecto nacional sea invencible y con vuestra lucha el mañana nos pertenece.

 

Camaradas, compatriotas, por España, por su sagrada Unidad, y por la Revolución Nacional que traiga el Pan, la Patria y la Justicia a todos los españoles, gritad conmigo:

 

¡ARRIBA ESPAÑA!