Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Recuerdo que hace unas semanas, una oyente de este programa me echó en cara que yo le dedicase más minutos que a la mayoría de los oyentes a nuestra querida Pilar, miembro de la AVT. Y tiene razón nuestra oyente: es verdad. Pilar, como cualquier víctima del terrorismo que llamase a este programa, pero especialmente ella, a la que queremos y respetamos desde hace muchos años, tiene, en efecto, todo el tiempo que ella quiera. Y no lo dije entonces, pero lo digo hoy: la razón es que Pilar, las víctimas del terrorismo, representan la dignidad del pueblo español. Una dignidad pisoteada, esquilmada, envilecida y arruinada por una casta política indecente....Leer el artículo completo...

 

Representan lo que nadie puede arrebatar nunca a un ser humano por más violencia que se ejerza sobre él: la razón.

Si en este programa no hubiese todas las semanas una voz, como la de Pilar, que nos recuerda lo que es justo, que es capaz (a veces con la voz rota por el dolor y la emoción) de denunciar una y otra vez las injusticias que se siguen cometiendo contra las víctimas del terrorismo separatista y socialista de ETA, quizá nos olvidaríamos de ello. Hablaríamos mejor de economía, de lo que nos pide Bruselas, de De Guindos y Montoro, de la señora Merkel. O de blesas, bárcenas y otros embutidos. 

Olvidaríamos que ha habido casi un millar de españoles que han dado su vida por la patria, de hombres, mujeres y niños que han sido asesinados por ser españoles. Por eso, nuestra gratitud con Pilar debe ser eterna.

Como ya saben, este jueves el Colegio de Médicos de Madrid venía a ratificar lo que ya había sido aseverado por la forense de la Audiencia Nacional, Carmen Baena, o sea, que el tal Bolinaga, secuestrador de Ortega Lara y asesino confeso de tres guardias civiles, puede ser tratado de su cáncer dentro de la cárcel, y por tanto, no era necesaria su excarcelación. Al contrario de lo que argumentó en su día el ministro del Interior, Jorge Fdez Díaz, no era prevaricación dejar a este asesino entre rejas, donde le faltan por cumplir al menos los mismos años que ha pasado privado de libertad, es decir, quince años. Recordemos que la sanguijuela en cuestión recibió una condena de 200 años de cárcel.

El Gobierno del PP nos mintió. También en esto nos mintió. Por una razón muy clara: porque quiere seguir la misma senda de cobardía y traición que abrió el nefasto Rodríguez Zapatero, la misma hoja de ruta: la rendición. Porque no interesa hacer justicia, porque les importa un rábano el dolor de las víctimas del terrorismo, porque en este país, y lo he dicho muchas veces, los buenos, los nobles, la gente de bien, está condenada al descrédito y la persecución, y se legisla por y para la gentuza, por y para el delincuente, por y para el asesino. Tenemos un país donde las principales instituciones se esfuerzan diariamente en conseguir que aquí manden los asesinos. Algunos ya están sentados en democratísimos escaños, pagados con nuestros impuestos.

Al parecer, Interior no tiene la menor intención de pedir el reingreso de Bolinaga en la cárcel. Al parecer, el Gobierno está especialmente interesado en la total recuperación de la salud de este miserable. La dieta especial de vinos, pinchos y tarta de orujo que se mete el asesino entre pecho y espalda están obrando el milagro: nadie daba por él ni un mes de vida, y al paso que va nos entierra a todos, y entiendan ustedes esta última frase en sentido literal o figurado, porque en ambos casos nos vale. 

237 días lleva libre este elemento. 237 días de insultos a la cara de las víctimas. 237 días de indignidad. Cómo le gustaría, por ejemplo, a Mario Leal Baquero poder tener un solo día de libertad. Pero no puede: está muerto. Bolinaga lo asesinó de varios disparos en 1985. El agente tenía 28 años, estaba casado y tenía una hija de seis añitos. Hoy, su familia sería feliz si Mario pudiese tener un solo día de vida. A su asesino, a Bolinaga, este país, este Gobierno, le ha regalado ya 237 días de libertad. A los familiares de Mario, el presidente del Gobierno, Rajoy les prometió personalmente que no haría lo mismo que Zapatero. Les engañó. Nos engañó.

No se trata de criticar al PP o de criticar al PSOE. No es una cuestión de partidos. He dicho muchas veces en este programa que el socialismo es la mayor desgracia que puede tener un país en su gobierno. Pero el PP ha dado la espalda a las víctimas. El PP ha preferido quedar bien con ZP, no romper el esquema maquiavélico del PSOE para cambiar la rendición por una ausencia temporal de atentados, en vez de afrontar el problema con dignidad, haciendo cumplir las leyes vigentes, y reconociendo en las víctimas a un colectivo al que proteger y defender. Más aún, un colectivo al que honrar. Pero no ha habido nada de eso: lo único que ha habido es entreguismo y traición.

Por eso, les reitero lo que decía al principio. Sí señores, sí: en este programa, al menos mientras sea yo quien esté al frente, las víctimas del terrorismo o sus familiares tienen los micrófonos abiertos por tiempo ilimitado. Se lo merecen. Considérenlo, si quieren, el particular homenaje de este programa a un colectivo, quizá el único ya, en el que reside buena parte de la dignidad de esta vieja nación llamada España. Considérenlo parte de la deuda de gratitud eterna que tenemos con ellas: por ser un ejemplo de paciencia, pero también de coraje, de rectitud moral, de coherencia, de perseverancia, de patriotismo. Considérenlo, en suma, nuestra única manera de ponerles un poquito de yodo en una herida tan inmensa.

La crisis económica es sólo la pus de esa otra herida que llevamos en el alma nacional: la herida de la falta de dignidad. La Transición, culmen del proyecto liberal-relativista para destrozar la identidad española, decidió un buen día dar la espalda a nuestras mejores virtudes, a nuestros mejores hombres, y de paso, a Cristo Redentor. Cambiamos todo eso por una falacia llamada democracia en la que los ciudadanos sólo mandamos en nuestra casa, y no siempre. En la que nos llaman cada cuatro años a depositar un papelito en una urna. Con esos papelitos, la casta parasitaria ha montado este chiringuito en el que los asesinos andan libres, y los hombres y mujeres de bien presos en la ruina.

 

Rafael Nieto es el director del programa de debate “Sencillamente Radio” de Radio Inter de Madrid (programa que se emite todos los domingos de 08:30 a 11:30 horas en esa emisora en el 918 de AM, Internet: www.radiointer.com ), y en el que participan habitualmente distintos militantes del Sindicato TNS.

Todos sus editoriales los podéis encontrar en el siguiente enlace de nuestro foro TNS :

http://tns.mforos.com/1022048/10861765-editoriales-de-rafael-nieto-en-sencillamente-radio/